campamentos verano

¿Cómo serán los campamentos este verano?

Se estima que el 50% de estos centros no podrán abrir este año, al no poderse adaptar a las medidas de seguridad para evitar el contagio del COVID-19
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Campamentos de verano, casales, casas de colonias… Estos centros dedicados al ocio infantil y juvenil han tenido que prepararse para un verano atípico que les obliga a adaptar las actividades a toda una serie de normativas para garantizar las medidas de seguridad y evitar el contagio del coronavirus.

De hecho, este año la apertura depende de cada comunidad autónoma o ayuntamiento, que son los encargados de elaborar las condiciones en las que se podrán celebrar estas actividades durante la nueva normalidad.

Desde el Colectivo Nacional de Campamentos de Verano se propuso crear un protocolo claro y único para evitar 17 modelos diferentes en cada comunidad autónoma. Pero, todavía no se ha conseguido. Hasta ahora solo seis comunidades: Comunidad Valenciana, Cataluña, Madrid, Castilla y León, Galicia y Extremadura han elaborado algún documento sobre las medidas que deben tomar estos centros para evitar contagios en su reapertura.

Un protocolo a tener en cuenta

Independientemente de la regulación estatal, autonómica o municipal, el colectivo de campamentos de verano ha elaborado el siguiente protocolo higiénico:

  • Una declaración que garantice que el menor no ha tenido tos, fiebre, cansancio o falta de aire, ni en contacto con nadie con esa sintomatología, 14 días previos a la entrada al campamento.
  • Los monitores también deberán aportar la misma declaración responsable que acredite que han estado sin síntomas los 14 días previos a la entrada al campamento.
  • Charlas informativas a los pequeños sobre cómo cumplir las medidas de seguridad y normas de higiene. Haciendo especial hincapié en la responsabilidad individual y las normas de higiene, como lavarse las manos con frecuencia o toser y estornudar en el hueco del codo.
  • Se reforzarán y ampliarán las frecuencias de higienización de los espacios comunes, así como las habitaciones, con especial incidencia en baños y duchas; y se aumentará la frecuencia de ventilación diaria.
  • Si se detectaran contagios durante el campamento, se interrumpirá la actividad y se comunicará al centro de salud y a la familia.

Distancia de seguridad, mascarillas y otras normas

Además, estos centros deberán priorizar en la medida de lo posible, las actividades al aire libre. La distancia de seguridad entre los participantes en el casal deberá ser de 2 metros y, si no es posible mantenerla, deberán llevar mascarilla. El casal también deberá tener una persona responsable de prevención que haya cursado la formación obligatoria.

Respecto a las casas de colonias, en Cataluña la normativa es similar a la de los otros centros, pero se añaden dos condiciones más:

  • El dormitorio deberá tener mamparas o distancias entre cabeza y cabeza de los niños de 2 metros.
  • Las instalaciones deberán disponer de un espacio de 4 m2 por participante.

Y ¿qué ocurre con las excursiones, rutas o actividades que se suelen desarrollar en estos centros? Pues, también deberán cumplir una serie de normas:

  • Los grupos deberán estar formados por un máximo de 10 niños.
  • No se podrá dormir en campings ni refugios libres.
  • Como hemos comentado, los participantes deberán dormir separados por 2 metros entre cabeza y cabeza.
  • Prohibido el acceso de niños y monitores en el espacio de cocina.
  • Cada uno deberá lavar sus platos y cubiertos.
  • Los autocares deberán reducir el aforo al 50%.

Adaptarse a los requisitos de ‘la nueva normalidad’ no es nada fácil para la mayoría de estos centros. Por eso, se estima que cerca del 50% de las empresas organizadoras de campamentos podrían no abrir este año. En muchos pueblos y ciudades, ya han sido cancelados, al considerar que la normativa es muy difícil de cumplir.

Todo apunta que el verano de 2020 va a ser muy diferente al resto de años y es importante que no bajemos la guardia y que se tengan en cuenta toda una serie de aspectos para garantizar la seguridad de los más pequeños.

En este sentido, aparte de las medidas indicadas para evitar la propagación del COVID-19, es imprescindible que casales y campamentos dispongan de dos seguros: el de responsabilidad civil y el de accidentes. De esta forma, garantizarán que tanto los monitores como los menores estarán protegidos ante cualquier percance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.