¿Cómo sé si soy nomofóbico?

El 53% de los usuarios de smartphone sufre ansiedad al perderlo o quedarse sin batería

¿Eres de los que entran en pánico si se te olvida el móvil en casa o estás en un lugar donde no hay cobertura? ¿Estás pendiente del móvil las 24 horas? Pues, ten cuidado porque podrías padecer ‘nomofobia’. Y te preguntarás, ¿eso qué es exactamente? Pues, el miedo irracional a no llevar el teléfono móvil encima.

El nombre de esta patología, como el de muchas otras, proviene del inglés: “No mobile phone phobia”. Lamentablemente aunque no te suene su significado, muchas personas ya están sufriendo sus consecuencias. De hecho, el 53% de los usuarios de smartphones experimenta ansiedad al perder su dispositivo o al quedarse sin batería.

Entre los más afectados por esta adicción tecnológica se encuentran los más jóvenes, especialmente los adolescentes. Generalmente, suelen afirmar que para ellos el móvil es imprescindible para poder conectarse a las redes sociales, subir fotos y vídeos a Instagram o YouTube, contestar al momento whatsapps, mirar los likes… Es decir, para interactuar minuto tras minuto.

No obstante, a medida que se acentúa esta dependencia, los síntomas también son más graves. Es decir, algunas personas han sufrido dolores de cabeza, estómago e incluso, taquicardias al perder su smartphone o por ejemplo, al ver que no funciona correctamente.

Además, en algunos casos los nomofóbicos también creen que ha sonado su teléfono, cuando no lo ha hecho… Es lo que se conoce como el síndrome de la “llamada fantasma”. Pero, esto no es todo, según el estudio “Three’s Company: Lovers, Friends and Devices de McAfee”: 1 de cada 3 usuarios cree que su pareja dedica más tiempo a su móvil que a la relación.

Cabe decir que muchas compañías de seguros son conscientes del valor que le damos a nuestros móviles. Por eso, la mayoría ofrecen coberturas o seguros específicos para proteger tu dispositivo ante diferentes casuísticas: robo o extravío del terminal; averías por líquidos; roturas de cristales, golpes; sobretensiones… También, suelen incluir un móvil de sustitución, mientras te reparan el tuyo e incluso, una indemnización en caso de no poder repararlo.

Ponle freno al uso abusivo del móvil

Pero, no todo está perdido… De hecho, superar esta dependencia es más fácil de lo que crees. Aquí tienes algunas recomendaciones para conseguirlo:

  • Apaga tu smartphone por la noche. Si no puedes parar de mirar las nuevas notificaciones que llegan a tu teléfono y de actualizar una y otra vez las redes sociales, la mejor opción es que lo apagues, especialmente por la noche. Se convertirá en una manera de desconectar y seguramente, dormirás mejor.
  • Si no utilizas ciertas apps, elimínalas. Muchas veces, utilizas el móvil sólo para abrir o cerrar aplicaciones… Un consejo es que desinstales todas aquellas apps que te quitan tiempo y que en realidad, no utilizas. Deja aquellas que te sirvan para comunicarte u otras que realmente usas.
  • Si sales un momento, mejor sin teléfono. Por ejemplo, cuando salgas a hacer un recado, a comprar una cosa al supermercado, tirar la basura…, no es necesario que te lleves el móvil, porque no vas a tardar mucho en volver.
  • Ponte límites horarios. Los intervalos de descanso son necesarios. Por eso, es mejor que no uses tu smartphone cuando estés comiendo o cenando con la familia o amigos. También, evita utilizarlo después de las 11 de la noche para relajarte y desconectar antes de dormir. En esta misma línea, también es una buena idea disminuir progresivamente el tiempo de uso. Por ejemplo, puedes empezar por no mirar el teléfono en 30 minutos, si no es necesario.

En definitiva, si utilizas tu smartphone de forma responsable, podrás recuperar tu calidad de vida, concentración y tranquilidad. Ahora bien, si aún siguiendo estos consejos, no consigues combatir la dependencia de tu teléfono; te recomendamos que te pongas en manos de expertos en adicciones o psicólogos.

En este sentido, si tienes un seguro de salud podrás elegir a los mejores especialistas que te asesorarán y guiarán para poder dejar atrás esta adicción o dependencia tecnológica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro