Oficinas Covid

¿Cómo se están adaptando las oficinas frente al COVID-19?

Instalar mamparas, ventilar más a menudo e implementar un sistema de teletrabajo rotativo son algunas de las medidas más comunes
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

La vuelta al trabajo este septiembre está siendo diferente a todas las demás. Seguro que, nada más entrar por la puerta, te habrá llamado la atención cómo la pandemia ha cambiado, considerablemente, los espacios de trabajo. Ahora bien, ¿qué deben tener en cuenta los responsables o CEO de una empresa para ofrecer un entorno laboral seguro?

Aparte de proporcionar a sus empleados mascarillas, geles hidroalcohólicos, eliminar los fichajes con huella digital, tomar la temperatura a la entrada, reformular los diseños y mobiliarios, apostar por un retorno escalonado… Deberán tener en cuenta las siguientes medidas:

Mantener las distancias

Puesto que el mayor riesgo de contagio se produce por la proyección de gotas de saliva de una persona a otra, una de las medidas de protección más eficiente es mantener las distancias. Estar en todo momento a una distancia de 2 metros de cualquier otra persona es una forma de evitar la transmisión del coronavirus.

Eso implica redistribuir el espacio de trabajo, para asegurar que esa distancia se cumpla. Y también tener cuidado con los desplazamientos dentro de la oficina, las salas de reuniones, el acceso al trabajo, la zona office, etc.

Manos limpias 

Como sabemos, otra vía muy importante de contagio es mediante el contacto. Las gotas de saliva de una persona infectada pueden llegar a contaminar una grapadora o unas tijeras. Otra persona coge después alguno de estos objetos y, a continuación, se toca la cara, en particular la boca, la nariz o los ojos. Sin duda, una forma de darle al virus campo libre.

Afortunadamente, se puede prevenir fácilmente este tipo de contagio con una medida muy simple: limpiarse las manos con frecuencia. Así, es recomendable lavarse las manos con agua y jabón, frotando durante al menos 20 segundos y utilizar gel hidroalcohólico.

También es importante que la empresa instale secadores de mano automáticos o toallas de papel desechables, en lugar de toallas, ya que cualquier empleado puede tocarlas. De esta forma, no habrá contacto tras lavarse las manos. 

Instalar mamparas de separación

Además de la distancia, que ya mencionamos antes, es más seguro colocar barreras físicas entre las personas.

Las mamparas permiten evitar la proyección de las gotas de saliva, y son especialmente útiles entre puestos de trabajo, o para establecer zonas diferenciadas en áreas como la sala de café.

Oficinas más ventiladas 

Parece un poco ciencia ficción, pero resulta que hay evidencia científica de que pequeñas partículas de saliva infectada pueden quedarse en el aire en espacios cerrados poco ventilados. Puesto que en una oficina los trabajadores se quedan muchas horas en sus puestos de trabajo, en caso de tener una mala ventilación, el aire se puede ir saturando de partículas de saliva infectada y contagiar a otros trabajadores.

Por eso, adaptar tu oficina contra el COVID significa inspeccionar el sistema de ventilación y mejorarlo. En primavera y otoño se pueden abrir ventanas, pero en verano e invierno quizás no lo podemos contemplar como opción. Así que es importante trabajar en ese aspecto.

Apostar por el teletrabajo

El teletrabajo tiene muchas ventajas. A muchos empleados es una opción que les gusta más, porque les permite perder menos tiempo en medios de transporte y también, gastar menos. Desde el punto de vista del riesgo de contagio, es una solución que ayuda a limitar el número de personas en la oficina y, por lo tanto, a poder aplicar mejor las medidas de seguridad y el distanciamiento.

Se pueden establecer sistemas de teletrabajo rotativos. Por ejemplo, las personas se dividen por grupos y tienen un día de teletrabajo a la semana. Los días se van rotando para que no sean siempre los mismos que disfruten de la ventaja de trabajar desde casa el lunes o el viernes. Es decir, estaríamos hablando de un modelo híbrido entre presencial y remoto.

Además, recuerda que contar con un seguro de salud puede ser de gran ayuda para que vuelvas a la oficina con la mejor protección. En caso de dudas, te recomendamos que te pongas en contacto con tu mediador de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Niño somnoliento

Niños y cambio de hora, mala combinación

Este fin de semana, de la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25, toca el segundo cambio de hora del año. A pesar de que este cambio es ‘el bueno’, que nos proporciona una hora más de sueño, no todos se adaptan igual de bien o de rápido. Entre ellos, los niños. Aquí tienes algunos consejos para hacerles más llevadero el cambio.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.