Psicóloga

«Como no podemos ir hacia afuera, debemos ir hacia adentro» Núria Tayó, psicóloga

Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Nos quedamos en casa para evitar males mayores, y esto, como sociedad nos honra. Pero el aislamiento puede pasar factura. Charlamos con Núria Tayó, psicóloga y terapeuta de Holistics BCN, para ahondar en las consecuencias que puede acarrear el confinamiento. 

¿Cómo puede afectar el aislamiento a la salud emocional de las personas? 

Es una pregunta muy amplia. Los efectos del confinamiento van a depender de cada persona y del momento vital en el que se encuentre, pero es evidente que en mayor o menor medida, todos nos vamos a ver afectados. Actualmente, la incertidumbre está activando dos grandes temores: el miedo a la muerte y la supervivencia. Y son factores que están directamente relacionados con la ansiedad y la angustia. A posteriori, podemos pasar por estados más depresivos. Este confinamiento también puede activar antiguos traumas y la gente más empática puede conectar con la paranoia y el miedo colectivo.

¿Qué acciones son importantes para mantener el equilibrio mental y emocional?

Mirarse a una misma y estar presente con lo que cada una está viviendo, es muy importante. ¿Quién soy, quién era y quién quiero ser? Esto, podemos aplicarlo a todas las áreas de nuestra vida, desde la parte más social, la profesional, la económica o el área personal. Como no podemos ir hacia afuera, debemos ir hacia adentro.

Un buen ejercicio en estos momentos es el de la valoración: qué es lo importante para mi, hasta qué punto me siento valorad@ por mi entorno… Hacer una valoración interna de todo lo que toca nuestra vida, permite entrar en contacto con lo que realmente importa. 

Algo importante que he detectado esta semana pasada, es el aumento del consumo de TV. Informarse está bien, pero ver la retransmisión en vivo del virus, aumenta mucho la ansiedad y es otra forma de desconexión del instante presente. 

Para lidiar con la incertidumbre, lo mejor es ir hacia adentro y ver dónde estamos con nosotros mismos, qué es lo que nos pone en jaque mate: si es el miedo a morir, a no controlar la situación, a no poder sobrevivir esta crisis… Etc. 

¿Además del tiempo de confinamiento, existen más factores que puedan influir en esta situación? 

El confinamiento está privando a las personas de hacer su vida con normalidad. En principio eran 15 días y ahora parece que este plazo ha aumentado. Hay personas que tienen un comportamiento evitativo por lo general, pero en esta situación no hay más remedio que estar con uno mismo y aprender de ello. 

¿Cuál crees que será la primera reacción que tendremos como sociedad después de esta situación? 

Es una incógnita, pero está claro que nadie saldrá indemne de esta crisis. Ya se verá cómo se pone en juego esto, en cada uno de nosotros. Lo que sí es evidente es que la gente empieza necesitar el contacto físico y el contacto social; echar de menos a familiares y amigos, el poder abrazarte con ellos, en ver y quedar con personas que te importan, el contacto físico… Habrá una evolución en cada individuo, donde daremos valor a situaciones que antes de esta situación no dábamos; ir a ver a tal persona y hacer esfuerzos por quedar por ejemplo. 

La gente se está encontrando con situaciones laborales complicadas y a nivel administrativo y legal, la situación no está siendo fluida (como es de esperar).  Tras esta crisis, habrá un antes y un después. Toda esta introspección y cuestionamiento interno, si se hace bien, dará paso a otra mirada, a otra forma de ver el mundo y a nosotros mismos, repensaremos nuestros valores y colocaremos nuestras prioridades de forma diferente.

8 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar