Hijos en internet

¿Cómo evito que mis hijos hagan un uso inadecuado de Internet durante el confinamiento?

El diálogo familiar es fundamental para garantizar que los jóvenes hagan un uso responsable
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Desde que estamos confinados, el uso de Internet y de las redes sociales se ha disparado considerablemente. Al no poder salir a la calle como lo hacíamos antes; nuestra única vía de escape son las pantallas. Pero, ¿cómo las están utilizando nuestros hijos menores? ¿A qué riesgos se exponen? Especialmente, debemos preocuparnos por el uso que hacen para evitarles y evitarnos más de un disgusto.

En general, la utilización de la tecnología nos ha aportado muchas ventajas y beneficios, pero también es necesario que seamos conscientes de que aquello que publicamos puede difundirse más allá de lo que inicialmente habíamos previsto. Por eso, es imprescindible educar y sensibilizar a nuestros hijos sobre los peligros que conlleva una sobreexposición.

Sin duda, los adolescentes están conectados casi las 24 h del día y la mayoría tienen varios perfiles en redes sociales: en Instagram, Youtube, Facebook, Twitter, Tik Tok…, en los cuales publican y comparten todo tipo de contenidos. De hecho, interactúan constantemente desde el móvil, la tableta, el ordenador… Por lo tanto, como padres debemos estar pendientes y hablar con ellos con naturalidad, de lo que comporta navegar por Internet o interactuar en las redes ‘a lo loco’.

Las consecuencias de un uso inapropiado de las redes sociales

Así pues, es importante que les hagamos ver la transcendencia que tiene publicar un cierto comentario inapropiado u ofensivo, subir una foto un tanto indiscreta, compartir informaciones privadas, aceptar amistades de personas desconocidas… Este tipo de acciones pueden ser muy perjudiciales, ya que en la red todo se viraliza rápidamente y puede acabar jugando en su contra.

Los principales problemas que ya han padecido algunos jóvenes, precisamente por hacer un uso poco responsable, son: la extorsión o chantajes a través de las redes; el ciberacoso, por sincerarse y compartir por las redes, ciertos pensamientos, emociones o tendencias; además de otras cuestiones relacionadas con la salud: como el hecho de pasar demasiadas horas en el ordenador con el riesgo de aislarse; el sedentarismo y el consecuente sobrepeso; la dependencia de los dispositivos móviles debido a un uso excesivo, etc.

Consejos para hacer un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías

Como queremos que el uso de las nuevas TIC siempre sea una experiencia positiva para todos; os anotamos algunas buenas prácticas para que las pongáis en común con vuestros hijos e hijas. Así minimizaréis sus riegos:

  • Padres e hijos navegando juntos por Internet. Es aconsejable que nos conectemos conjuntamente, de este modo padre e hijos aprenderemos y disfrutaremos de Internet al mismo tiempo.
  • No conectarse porque si. “No vale la excusa de es que estoy confinado, sino me conecto no sé qué hacer”… Aunque estemos en cuarentena por la pandemia del coronavirus; no todo vale. Es importante tener una razón para conectarnos en la red, ya que les ayudará a organizar el tiempo que disponen para utilizar las redes sociales o Internet, evitando pasar más horas de las necesarias.
  • Utilizar filtros de control de acceso a la red. Así evitaremos que accedan a páginas de contenido inapropiado.
  • Es recomendable colocar el ordenador en una zona de uso común. Facilitará la supervisión tanto del tiempo que pasan conectados como el control de situaciones que puedan incomodarles o incluso ponerles en peligro.
  • Explicarles en qué consiste la privacidad. Debemos hacer hincapié en que no contacten con desconocidos, para evitar la relación con personas extrañas. Enseñar a nuestros hijos que los datos personales son información sensible y que puede ser utilizada en su contra en el corto, medio o largo plazo.
  • Enséñales a proteger sus contraseñas. También aplica en adultos, porque a veces nos despistamos un poquito… Siempre debemos decirles a nuestros hijos que nunca deben compartir con nadie sus contraseñas, excepto con personas que sean de su más estricto círculo familiar. También, no está de más recordarles, para cuando puedan volver a ir a una biblioteca, a casa de un amigo o a un cibercafé…, que siempre comprueben que han cerrado la sesión completamente y que no se hayan guardado las claves.
  • Recordarles que no deben intentar conocer en persona a aquellos o aquellas que sólo conocen online. Los perfiles falsos son cada vez más engañosos. Por lo tanto, evitar invitaciones de personas extrañas ayudará a disminuir cualquier tipo de riesgos.

Aparte de estas recomendaciones esenciales, tenemos que hacer entender a los jóvenes de la casa que es fundamental que utilicen el sentido común. Es decir, que antes de publicar cierto post o tweet se planteen si lo harían así en la vida real; que piensen dos veces si están desvelando demasiada información que les pueda comprometer, etc. Porque todo lo que vamos subiendo o comentando en Internet, no pasa desapercibido.

Al contrario es nuestra carta de presentación y deja una huella digital, un rastro que queda almacenado en el universo online. Un aspecto a tener muy en cuenta, ya que en un futuro puede afectarles, hasta para conseguir un trabajo. Tal como señala Adecco: “el 87% de las empresas revisa la información compartida en redes sociales por los candidatos a un puesto de trabajo”. De ahí, la importancia de que sean cuidadosos con todo aquello que publican.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.