niño-videojuegos-gasto

Cómo evitar que tu hijo gaste dinero mientras juega a videojuegos

Te enseñamos qué son los micropagos y cómo bloquearlos en consolas PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Los videojuegos gratuitos son los que más ingresos generaron en 2019, muy por encima de los videojuegos de pago. Fortnite, uno de los battle royale más populares, encabeza la lista con una facturación de 1.800 millones de euros en el último ejercicio y 250 millones de usuarios registrados en marzo de 2019. Por detrás se encuentran Dungeon Fighter Online y Honor of Kings, ambos con 1.600 millones de euros, según extrae un estudio de SuperData Research.

A los usuarios que no estén familiarizados con la industria de los videojuegos les puede sorprender que un juego para el que no hay que pagar por jugar pueda ser el que más ha facturado. Los videojuegos gratuitos son un negocio muy rentable que se nutre de los micropagos, pequeñas compras que se pueden realizar de manera opcional dentro del juego y que sirven para adquirir mejoras o personalizar el aspecto de los personajes.

Según un estudio de la UOC, el 60% de los jugadores de Fortnite tiene menos de 12 años, que es la edad mínima establecida por el sistema PEGI en Europa para los juegos multijugador online. Basándonos en estas cifras, existen aproximadamente 150 millones de niños y niñas menores de 12 años puestos en el punto de mira del riesgo de gastar dinero en estas plataformas.

Solo es necesario tener acceso a una tarjeta de crédito para empezar a gastar. En muchas ocasiones, este tipo de pagos no piden doble verificación (no te envían un SMS o un email al móvil para confirmarlos) y si no se controlan pueden convertirse en un pozo sin fondo.

Si eres padre o madre y alguna vez has comprado a través de la consola de tu hijo, sea Playstation 4, Xbox One o Nintendo Switch, o a través del móvil, es posible que el acceso a la tarjeta haya quedado registrado al seleccionar la opción de “recordar mis datos” sin querer. Este gesto es suficiente para que el menor tenga acceso a tus fondos bancarios.

Los medios se han hecho eco de numerosos casos donde menores han destinado grandes cantidades de dinero en videojuegos y en las plataformas que rodean este entretenimiento, como el de un niño que donó 3.800 euros a ElRubius en un directo en Twitch; un chico de 11 años de Carolina del Norte que gastó 1.080 euros en Fortnite, o los hijos de una familia británica que despilfarraron 648 euros comprando equipaciones de jugadores en FIFA 19.

¿Cómo evitar que mi hijo gaste dinero en micropagos sin permiso?

Las medidas que se pueden tomar dependen de la consola y la plataforma en las que se juegue. Para los padres preocupados, os damos algunos consejos, aunque el primero es transversal:

  • Habla con tu hijo. Documéntate sobre cómo funciona el gasto en las consolas y enséñaselo. Explícale el significado de los micropagos en los juegos que frecuenta, buscad juntos donde están las opciones de compra para poder evitarlas. Hazle entender que las compras suponen un gasto real y consciéncialo del valor del dinero y la dificultad de ganarlo. La pedagogía es el mejor método para evitar pagos indebidos en un futuro.
  • Activa el control parental. Crea una cuenta específicamente para el menor y activa dicha restricción. Dentro de los ajustes puedes limitar el gasto mensual y establecerlo en cero.
  • Evita registrar información de tarjetas de crédito. Si quieres que el menor haga alguna adquisición, puedes optar por comprar tarjetas regalo de su consola específica en una tienda de videojuegos o gran superficie. Estas consisten en un código que, al introducirlo en la consola en cuestión, proporciona un crédito para gastar por el valor marcado en dicho cupón.
  • Asegúrate de cerrar la sesión si compartes consola y cuenta con tu hijo.

¿Puedo solicitar un reembolso?

En algunos casos es posible pedir la devolución del dinero. Dependerá de la consola en la que se haya hecho el pago o el juego en el que hayamos comprado.

  • PlayStation 4. Playstation Store ofrece un reembolso de los juegos completos, el contenido descargable, los artículos para consumir dentro del juego y los pases de temporada en un plazo de 14 días desde la compra, siempre que no se hayan “descargado o reproducido los contenidos comprados”, indica en la sección de ayuda. Solo admite reembolso en caso de que estos sean defectuosos.
  • Xbox One. La consola proporciona el reembolso de los juegos digitales adquiridos en Microsoft Store, así como “aplicaciones Xbox, pases de temporada de juegos, moneda virtual y microtransacciones”. De la misma manera que en PlayStation, la solicitud de devolución solo se concederá si “el artículo no se modificó o usó”, detalla la compañía en su web. Excluye de las devoluciones las películas y aplicaciones de TV.
  • Nintendo Switch. Nintendo se desentiende mucho más del comprador que sus competidores. En su apartado de atención al consumidor especifica que no proporciona “reembolsos o intercambios por compras erróneas”, como que el juego se haya comprado por accidente. La única devolución que ofrece es a 14 días en caso de los artículos físicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar