¿Cómo afecta el cambio de hora a nuestra salud?

Cansancio, fatiga y falta de concentración son algunas de las consecuencias más directas del cambio horario. ¿Cómo podemos prevenirlo? Siguiendo algunos de estos consejos

Dos veces al año en primavera y en otoño, buena parte de los países del hemisferio norte cambian la hora de sus relojes para dar paso a los denominados horario de verano o de invierno, con el objetivo de ahorrar energía. Pero, estas modificaciones horarias no pasan desapercibidas para nuestro cuerpo y pueden llegar a afectarnos a nuestra salud, en mayor o menor medida. Las principales alteraciones suelen ser: las dificultades para conciliar el sueño, fatiga, malestar general, depresión, irritabilidad o falta de concentración en nuestros puestos de trabajo.

Estos efectos suelen ocurrir porque las funciones de los órganos más importantes del ser humano dependen de la fabricación y secreción de hormonas vinculadas directamente con los ciclos de vigilia y sueño –cortisol y melatonina-, de tal modo que al adelantar o atrasar los relojes una hora se produce una desincronización entre los ritmos internos y los ambientales. Afortunadamente, solemos habituarnos al cabo de tres o siete días.

A grandes rasgos, podemos afirmar que el cambio horario afecta más o menos, según la sensibilidad de la persona. Ahora bien, no cabe duda que los niños suelen ser los más vulnerables, sobre todo si están en edad escolar. En este caso, acostumbran a experimentar problemas a la hora de irse a la cama y de madrugar al día siguiente.

Aunque todavía falta más de un mes para el cambio de hora de invierno, te damos algunos consejos para que lo afrontes con energía y positividad:

  • Practica algún tipo de ejercicio físico. Te ayudará a aumentar los niveles de serotonina.
  • Sigue una rutina en tus horarios. Intenta levantarte y acostarte a la misma hora cada día.
  • Encuentra momentos para el ocio. Aunque haya menos horas de luz, dedica también horas a divertirte tras la jornada laboral. Por ejemplo: puedes ir al cine, quedar con amigos/as, ir de compras… Todo ello te ayudará a afrontar con más optimismo la menor presencia de luz solar.
  • Decántate por las cenas ligeras. Una sana costumbre que además te ayudará a conciliar mejor el sueño. En la misma línea, otro consejo es evitar la cafeína y el alcohol.

Finalmente, cabe mencionar que quizás este año no padeceremos ninguna de las consecuencias o efectos negativos del cambio de hora. A finales de agosto, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, puso sobre la mesa la posible eliminación del horario de invierno.

Este debate se inició en febrero de este año, cuando el Parlamento Europeo aprobó una resolución no vinculante para que la Comisión Europea revisara la directiva que regula los cambios de hora de primavera y otoño. Uno de los motivos aducidos para tomar esta decisión fue que el escaso ahorro energético no compensa la falta de sueño de los ciudadanos, ya que puede revertir negativamente en su salud.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro