Aston Martin, James Bond

Coches de cine, también asegurados

En la historia del cine hay coches para todos los gustos: rápidos, divertidos, sorprendentes o incluso ridículos. Sean como sean, todos necesitan su seguro...
Redacción
Redacción
Redacción
Redacción

Te guste el tipo de película que te guste, rara es aquella en la que no aparezca un automóvil. Los hay de diferentes tipos, tamaños, colores, prestaciones. Pero los coches de cine no se libran: si quieren circular, tendrán que hacerlo seguros. El comparador de seguros Acierto.com hace un repaso de los requerimientos aseguradores de algunes de esos autos más conocidos. Echa un vistazo, ¡lo mismo hay alguno que te interesa!

El ‘troncomóvil’

Es, con diferencia, ejem, el más antiguo de nuestro listado. El coche de los Picapiedra necesitaría disponer de una buena asistencia en carretera. Y que esta sea efectiva desde el kilómetro cero y en cualquier tipo de vía. Con su sistema de locomoción ‘a pies’, Pedro y Vilma no tardarían en caer rendidos aunque nos ahorremos un buen pico a la hora de repuestos de motor.
Sin embargo, lo famosos personajes del cine podrían encontrar problemas a la hora de contratar una cobertura de incendio, sobre todo teniendo en cuenta que el vehículo es de madera. Como aspecto positivo, podrían ver reducida su prima gracias a las ruedas de piedra, inmunes a los pinchazos (un tipo de asistencia menos) y francamente difíciles de robar (¿algún triceratops entre los presentes que quiera cargar con ellas…?).

Kitt, te necesito”

Además de incorporar inteligencia artificial, Kitt, el coche fantástico, contaba con un sistema de propulsión espectacular, conducción autónoma, rastreador GPS, escáner biológico, y un largo etcétera. Esto hace que, además de convertirse en uno de los coches más emblemáticos del cine, asegurar todas sus funcionalidades pueda suponer un buen pico.

Además, necesitaría un seguro para un modelo deportivo, y las aseguradoras arguyen que los que conducen este tipo de auto tienen más posibilidades de sufrir un accidente que otros. Por ejemplo, más que los que circulan con un monovolumen familiar.

En su defensa, se trata de un coche complicado de robar (precisamente por toda esa tecnología que lleva incorporada). Quizás lo más interesante en este caso sería contratar un ‘Todo riesgo’ que cubra todo tipo de averías, mecánicas y eléctricas.

Licencia para matar

El Aston Martin de James Bond, famosos por sus asientos eyectables y capacidad para el lanzamiento de misiles debería contar con una buena cobertura de responsabilidad civil. Miedo me da ponerme a contar los daños que pudiera ocasionar a terceros, en persecución de “los malos”. Y tampoco puede faltar la cobertura de daños propios para el conductor (¿recordamos lo del asiento eyectable…?)
Pero también tiene sus puntos fuertes de cara a las aseguradoras: se trata de un vehículo antibalas y también difícil de robar, algo muy valorable por nuestra entidad de confianza.

La complejidad de los viajes en el tiempo

El famosísimo DeLorean de Regreso al Futuro debería disponer de coberturas similares al vehículo de 007. Pero, en este caso, tenemos una circunstancia especialmente peliaguda relacionada con la atención en carretera. A ver quién es la aseguradora valiente que se compromete a prestarle una durante 24 horas, con independencia del momento del tiempo en el que falle. No nos sobraría tampoco disponer de un vehículo de sustitución para evitar contratiempos, valga la redundancia.
Debemos considerar igualmente que las ruedas salían en llamas, lo que no sólo nos complicaría la contratación y los límites de la cobertura de incendio si no que supondría un desembolso constante para la entidad que nos cubriera (ay, del bonus malus…).

Anibal, Fénix, M.A. y Murdock

Por hacer referencia a otro tipo de vehículos, como las furgonetas, tenemos en la selección a la del Equipo A. Dadas las aventuras y peligros en los que se veían inmersos los protagonistas justicieros de la serie, deberíamos contemplar un seguro que incluya vías no aptas, reparación in situ, remolcaje o elección de taller. Preparado para todo, como sus propietarios. Y más cercano a un seguro para todoterreno que para una opción aseguradora para de furgonetas más convencionales.

Y otra de dibujos

Para ir concluyendo, citamos también a los ‘Autos locos’ de Hanna Barbera, la serie de dibujos animados que más coches frikis nos enseñó. Según el comparador, y en términos generales, lo más relevante del caso sería declarar en la póliza los extras incorporados a cada vehículo. Algo especialmente complicado en el caso de Patán y Pierre Nodoyuna, que siempre acababan tuneando el coche para hacer algun tipo de trampa.

Más allá del cine, informa Acierto.com, algunos de estos modelos -los reales- han llegado a ser auténticas piezas de colección y pueden adquirirse. Para protegerlos deberemos recurrir a un seguro de auto clásico, en buena parte de esos casos. Estas pólizas están pensadas para coches de más de 25 años de edad, con piezas originales, buen estado y utilizados para exhibiciones (pero no de conducción habitual). Por ello, coberturas frecuentes en los seguros de coches no de cine, como la asistencia en viaje, suele ser opcional en estos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

el fenómeno del parabrisas

El ‘fenómeno del parabrisas’ o por qué hay menos bichos

Llegar al destino tras un largo viaje en coche y tener el parabrisas lleno de insectos chafados es un gran -e indeseado- clásico. Pero, ¿son imaginaciones mías, o este año hay menos bichos? Y, no menos importante: ¿cuál es la mejor manera de eliminarlos del cristal?

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.