Cobraba una pensión de invalidez mientras conducía un tractor

El hombre aseguraba sufrir fuertes dolores que le impedían trabajar y llevar una vida normal

Lo hemos visto en películas y en series pero muchas veces la realidad supera la ficción. Los fraudes al seguro son una realidad. El año pasado el seguro español registró 175.777 intentos de fraude, lo que supone un incremento del 6% respecto al ejercicio anterior.

Los datos del informe ‘el fraude al seguro español’ de ICEA reflejan que se producen 20 intentos de fraude por hora, lo que equivaldría a uno cada tres minutos. El estudio también recoge que la inversión media de las aseguradoras en investigar el fraude asciende a casi 248 euros. Les sale a cuenta si tenemos en cuenta que recuperan 48€ por cada euro dedicado a destapar estafas.

El sector más afectado es el del automóvil, en el cual se producen casi un 63% de los intentos de fraude. Pero el caso que nos ocupa es distinto, nuestro protagonista sufrió una caída del caballo de un amigo. No tenemos que irnos a Wisconsin como aquel contratista que fingió resbalar en el hielo, ni a Eslovenia, como el sonado suceso de la mujer que se cortó una mano para cobrar el seguro. Esta vez los hechos suceden en Pozo de Alcón, Jaén.

El supuesto estafador, alegó que había sufrido una caída mientras montaba a caballo y ésta le había dejado considerables secuelas. Se quejaba de graves dolores que le impedían trabajar, conducir, dormir y andaba con la ayuda de dos bastones. Con todo esto, el hombre llegó a cobrar una pensión pública por incapacidad permanente total.

A parte de pedir esa pensión a la Seguridad Social, la presunta víctima denunció también al dueño del caballo, ya que el animal estaba asegurado. Le reclamaba casi 100.000 euros (concretamente 98.343) por los daños y perjuicios que le ocasionó el accidente, llegando a presentar un informe pericial que avalaba su magullado estado.

Los hechos ocurrieron en 2016 pero no ha sido hasta ahora que un juez ha pedido a la Seguridad Social que revise el caso. Eso se debe a que la aseguradora sospechó de un posible fraude y contrató a un detective privado que ha logrado desmontar su versión. El detective captó imágenes irrefutables del susodicho llevando una vida totalmente normal, andando, conduciendo e incluso trabajando en el campo… ¡con el tractor y todo!

Se presentaron las pruebas ante la magistrada que, según recoge el diario de Jaén, dijo estar “escandalizada”.  Interrogó al demandante, y a los testimonios que éste aportó, y sus declaraciones le parecieron “incoherentes, inverosímiles, absurdas, irracionales y que no se corresponden con el razonar humano, la lógica y el común sentir de las gentes”. La juez no solamente desestimó la demanda sino que además ha pedido a la Seguridad Social que revise el expediente para denegarle la pensión por incapacidad que actualmente está cobrando.

Debemos recordar que el intento de estafa al seguro es algo muy serio y puede suponer penas de cinco hasta doce años de cárcel en los casos más graves.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro