¿Qué hacer si tienes un preservativo defectuoso?

El talco sigue bajo sospecha

De viaje soñado a pesadilla inacabable