Casi la mitad de microempresas españolas sufrió un incidente cibernético en 2018

El 48% de las microempresas españolas (de 1 a 9 empleados) ha reportado un incidente cibernético en 2018.

Los ataques más comunes han sido:

  • virus informático,
  • ataque de ransomware y
  • fraude en las transferencias bancarias por suplantación de identidad.

Estos datos se desprenden del informe Hiscox Cyber Readiness Report 2019, presentado por la aseguradora en colaboración con Forrester Consulting.

Entre toda la información que nos ofrece la nueva edición de nuestro informe hemos querido poner el foco en cómo nuestras microempresas, que suponen el 40% del tejido empresarial español, se enfrentan al nuevo paradigma de la ciberseguridad. Aunque cada día es más habitual encontramos con negocios que desarrollan e integran la estrategia de ciberseguridad en su actividad este esfuerzo no se ve reflejado en los resultados de nuestro estudio. Principalmente por la falta de recursos de este tipo de empresas y porque las ciberamenazas, sus consecuencias y el impacto negativo en los negocios evolucionan a mayor velocidad y cada día son mayores”, ha comentado  Alan Abreu, suscriptor líder de Cyber de Hiscox.

Entender el ciberataque

Hiscox ha lanzado un video titulado “Real World Hack, que recrea cómo sería un ciberataque en la vida real. El objetivo es una tienda de bicicletas, y se pueden distinguir algunos de los ciberdelitos más comunes que afectan a las empresas:

  • Phising, que implica el robo de identidad de un negocio (aparece una tienda idéntica, en la misma calle)
  • Robo de clientes y mercancías.
  • Cibersecuestro, se exige un pago en menos de 24 horas para que la tienda pueda continuar con su actividad.

La respuesta al ciberataque hoy

En 3 de cada 10 incidentes la empresa no recuperó su actividad normal hasta pasadas 8 horas tras darse cuenta del ataque. Tras su resolución, solo 1 de cada 2 tomó medidas para que no se repitiera.

El coste medio de cada ataque para las empresas ha sido de más de 2.000€ anuales, una de las cifras más bajas del estudio. Quizás por esto la inversión en ciberseguridad en España es de las más bajas.

La necesidad de desarrollar una estrategia de ciberseguridad debe partir de la dirección de la compañía pero en seguida filtrarse y establecerse como una responsabilidad transversal que implique a todo el equipo. La transformación digital de nuestras empresas conlleva un sinfín de posibilidades pero a su vez trae consigo nuevas amenazas que todos y cada uno de los trabajadores deben conocer, para en el mejor de los casos, poder evitarlas y en el peor, poder dar la voz de alarma cuando algo ocurra. En este nuevo paradigma las compañías aseguradoras debemos tener un papel relevante”, comenta Abreu.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro