Mitad acoso mujeres movilidad

Casi la mitad de las mujeres han sufrido algún tipo de acoso, mientras iban a pie de noche, por Madrid

El estudio “Movilidad desde una perspectiva de género” centrado en la capital pone en evidencia que las mujeres se sienten inseguras si tienen que desplazarse a pie en horario nocturno y toman más medidas de autoprotección que los hombres
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

¿Evitas coger el metro o el bus a ciertas horas?, ¿le pides a algún amigo que te acompañe a casa? Lamentablemente, en pleno siglo XXI, las mujeres siguen teniendo miedo a ir solas por la calle en horario nocturno. Pero, no solamente se producen las agresiones en horas intempestivas, ya que, el 40% de las mujeres han sufrido acoso físico o verbal mientras caminaban de día por las calles de Madrid.

Estos son algunos de los datos que recoge el estudio, publicado recientemente, bajo el título: “Movilidad desde una perspectiva de género en Madrid”, gracias a la colaboración conjunta entre el Zurich y el RACC. El informe compara la percepción de seguridad en los desplazamientos entre mujeres y hombres en franja diurna y nocturna. 

Los tres medios de transportes considerados los más seguros

Ambos géneros coinciden en que los tres medios de transporte que consideran más seguros cuando oscurece son: el coche (para el 73% de los hombres y el 75% de las mujeres); el taxi (75% de los hombres y 65% de las mujeres), valorando ellas su seguridad 10 puntos por debajo que los hombres; y la moto, para algo más de la mitad de los hombres (51%) y de las mujeres (57%). No obstante, durante el día, en motocicleta se sufre una importante cantidad de incidentes de acoso y robo.

También, cabe destacar la inseguridad que genera en las mujeres desplazarse a pie de noche (el 39% lo considera inseguro), seguido en menor medida por el metro (para el 28%) y el bus (18%). Para ellos, ir a pie también es inseguro, pero en mucha menor medida (14%), y sitúan por delante los vehículos de movilidad personal (33%) y el tren (22%).

Y es normal que tengan esta sensación, ya que, casi la mitad de las mujeres (47%) han sufrido situaciones de acoso mientras iban a pie de noche por Madrid, más del triple que los hombres (15%). Además, el 29% de las mujeres las han acosado cuando iban en bici o en vehículos de movilidad personal, frente al 16% de los hombres.

Un 28% de las mujeres han sufrido acoso en el metro en horario nocturno 

En el caso del transporte público, en horario nocturno, destaca el acoso hacia las mujeres en el metro, donde lo han sufrido el 28%, de nuevo más del triple que los hombres (9%). Por eso, reclaman más presencia de personal de seguridad en las estaciones. El taxi es el medio más seguro para ambos géneros, si bien las mujeres (8%) sufren más acoso que los hombres (3%). Entre los medios privados, destaca el acoso que han sufrido tanto hombres como mujeres (ambos 21%) cuando iban en moto de noche.

Ante esta situación, como hemos comentado al principio, las mujeres toman más medidas de seguridad personal que los hombres. Es decir, cuando se desplazan de noche: 9 de cada 10 (90%) procuran ir acompañadas, frente al 57% de los hombres; y más de la mitad (52%) hablan por teléfono para sentirse seguras, mientras que sólo lo hace 1 de cada 10 hombres (12%). Además, el 60% de las mujeres suelen cambiar sus hábitos de movilidad (transporte, ruta u horario) por motivos de seguridad personal, mientras que solo lo hacen un 30% de los hombres.

Pero, resulta que no sólo de noche se producen las agresiones. De día, la mitad de las mujeres (52%) han sufrido un incidente -acoso, robo, hurto o agresión- mientras se desplazaban por Madrid, independientemente de su modo de transporte, frente al 31% de los hombres. 

De hecho, al contrario de lo que podríamos pensar en un primer momento, algunos incidentes tienen lugar con más frecuencia durante el día. ¿Por qué? Pues, porque por la noche hay menos desplazamientos, y además, también se toman más precauciones, especialmente por parte de las mujeres (el 90% toma medidas de seguridad).

Medidas para que las ciudades sean seguras para tod@s

Ante este panorama ¿qué se puede hacer para contribuir a conseguir una movilidad sin prejuicios de género y que inspire confianza y seguridad a toda la población? La colaboración entre administración pública, operadores de transporte y el resto de los actores del sector de la movilidad resulta fundamental para repensar la organización del espacio público, teniendo en cuenta cuestiones de género, en la gestión de la movilidad y la oferta de transporte público y compartido.

Desde introducir medidas de género en horario nocturno para que las mujeres no tengan que tomar tantas medidas de autoprotección a mejorar la iluminación del espacio público (calles, parques, túneles, etc.) y los alrededores del transporte público; analizar encuestas y datos en función del género, lo que permitirá planificar teniendo en cuenta las necesidades de toda la población, etc. 

También, potenciar el uso de nuevas tecnologías como el uso de la Inteligencia Artificial por tratamiento de la imagen, para identificar situaciones de riesgo en cámaras de vigilancia y poder intervenir rápidamente; promover aplicaciones públicas de aviso inmediato (botón S.O.S.); establecer un sistema de paradas a demanda en rutas de autobuses nocturnos o de áreas periféricas; incrementar la presencia de agentes de seguridad y de cámaras en las estaciones, entre otras medidas.

En esta línea, cabe destacar la labor preventiva desde el sector asegurador que gracias a los estudios y estadísticas que publica –como el presente estudio-, nos ofrece datos muy claros y exactos de dónde están los riegos, para arrojar un poco de luz y saber cómo abordar situaciones como la que nos atañe, relacionadas con la movilidad con perspectiva de género. En definitiva, vivir en una ciudad más segura está en nuestras manos. Es decir, entre tod@s debemos unir esfuerzos para que, de una vez por todas, las calles dejen de ser un territorio hostil para las mujeres. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Residencia para mayores

Aspectos clave para elegir la mejor residencia para nuestros mayores

El servicio, la localización y el precio son tres cuestiones fundamentales a la hora de decantarnos por un centro geriátrico u otro. Además, también puede ser de gran ayuda contar con productos específicos para la tercera edad como el seguro de dependencia, entre otros.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.