Casco para ir de compras

Una caída en un centro comercial puede originar indemnización si ha habido negligencia

Vamos de compras a un centro comercial y por alguna circunstancia, resbalamos y caemos. ¿Tenemos derecho a pedir una indemnización? Evidentemente tenemos derecho a presentar una queja o una reclamación siempre que lo estimemos oportuno, aunque en algunos casos difícilmente será admitida a trámite. La legislación no es muy concreta y deja en manos de los jueces la decisión final. Lo que sí es común es que se considere que existe derecho a la indemnización en aquellos casos en que haya negligencia por parte del responsable del espacio donde se produce la caída.

El sistema legislativo español exige actuar con diligencia de manera que eliminemos en la medida de lo posible la posibilidad de causar con nuestras decisiones un daño a otras personas, en este caso a los clientes del centro comercial o de un determinado comercio. Por tanto, los responsables de ese espacio comercial están obligados a mantenerlo en un estado de conversación adecuado para minimizar el riesgo de cuasar lesiones a los clientes.

Una sentencia de 2006 del Tribunal Supremo marcó el camino al recopilar sentencias anteriores y concluir que para que exista delito y, por tanto, derecho a indemnización debe existir de forma probada culpa o negligencia por parte del propietario o gestor de establecimiento. Posteriormente, el mismo tribunal se ha posicionado a favor de esta misma tesis y ha señalado como elemento clave determinar el grado de responsabilidad en cada uno de los accidentes. Para ello hay que hacerse varias preguntas. ¿Fue negligente ese propietario al establecer las condiciones de seguridad de su espacio o incluso aumentó el riesgo de caídas y resbalones? ¿Señalizó debidamente las zonas peligrosas?¿Fue el propio afectado el que aumentó el riesgo con una conducta poco prudente?

Una vez determinamos que, según nuestro criterio, pensamos que pudo haber negligencia, debemos decidir dónde acudimos a reclamar. Lo mejor es contar con el asesoramiento de un profesional del sector asegurador. Un corredor, por ejemplo, buscará la solución óptima de forma amistosa. Si no es posible y tenemos que iniciar una lucha legal, lo más aconsejable es descartar la vía penal e ir por la vía civil. Tenemos un mínimo de un año desde que ocurrió la caída para presentar una demanda. La primera tarea será recopilar todos los documentos que tengamos relacionados con la caída y que puedan ayudar a demostrar que hubo negligencia (fotos, partes médicos, informes periciales sobre el lugar en el que se produjo la caída, testimonios de testigos…)

Tenemos derecho a reclamar una indemnización que permita reparar el daño físico sufrido como consecuencia de la falta de diligencia ajena. La cantidad a percibir será variable, en función de elementos como la duración de la fase de rehabilitación y la afectación que haya tenido sobre la capacidad para trabajar de la víctima.


Ver: ‘Caídas con compensación’

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro