Carrera por tener listos los coches sin conductor

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Barcelona / Redacción
07 de junio de 2017

La industria automovilística libra una dura batalla por ser los primeros en lanzar vehículos autónomos

El coche sin conductor es la nueva apuesta del sector automovilístico y alrededor de esta novedad se libra una dura batalla que afecta no solo a los fabricantes de coches, sino a otros sectores de la industria. Las empresas tecnológicas, como Google o Apple, se han metido en la carrera por ser los primeros en tener listo el coche que no necesite conductor y garantize una fiabilidad extrema.

Tanto Google como Apple están haciendo pruebas con coches que son totalmente autónomos. Otra tecnológica metida de lleno en esta lucha es  Intel, el mayor fabricante de semiconductores del mundo, que adquirió hace unos meses  la empresa israelí Mobileye por una cantidad cerca a los 14.000 millones de euros. Mobileye, fundada en 1999, crea sensores y componentes electrónicos para el sector del transporte, un mercado que está creciendo y acaparando interés de las grandes tecnológicas del mundo gracias a la inminencia de los vehículos autónomos.

Para Intel, la compra supone un desembolso de casi el 10% de sus reservas líquidas. A cambio, pone un pie dentro de la industria del automóvil donde dos de sus competidores dentro del mercado electrónico, las también californianas NVidia y Qualcomm, le llevan cierta ventaja. Su mayor reto hasta hoy era el desarrollo de un sistema integrado de sensores y componentes para que los fabricantes de automóviles creen sistemas de conducción autónoma

Actualmente la empresa israelí trabaja en una gran colaboración con el fabricante de componentes para vehículos Delphi, con sede en Michigan, trabajan para crear un sistema de conducción autónoma integrado para 2019 que ofrecer a la industria del automóvil para que puedan incorporar en sus vehículos.

Sería el primer sistema de conducción autónoma integrada, y en espera de los resultados podría acelerar la llegada de sistemas de conducción automática a empresas automovilísticas que vayan con retraso en este campo, que promete revolucionar el mercado detectando la situación del vehículo con precisión de hasta 10 centímetros incluso con el GPS desactivado.

Mobileye era uno de los proveedores de referencia de Tesla, una de las compañías en cabeza en la carrera por los coches autónomos, hasta que ambas rompieran relaciones después de intercambiar acusaciones sobre los motivos del accidente de un Tesla Model S que se estrelló con un camión mientras conducía el sistema de control de crucero de la compañía.

La compañía israelí comenzó su andadura creando sensores de visión capaces de distinguir y analizar el tráfico y elementos de la carretera como coches, obstáculos y peatones. Estos sensores, que van desde cámaras tradicionales a híbridos basados en sistemas de radar, han ido mejorando y convirtiéndose en packs completos que los fabricantes de automóviles incorporan en sus vehículos. Los componentes de Mobileye forman el corazón de los sistemas de frenado automático y detección de colisión de múltiples fabricantes. La compañía ha triplicado su valor desde su salida a bolsa hace tres años a la compra por parte Intel.

Te puede interesar

posiciones en el coche

Los pies en el salpicadero y otros riesgos en el coche

¿Quién no ha conducido con una sola mano al volante o ha puesto los pies en el salpicadero yendo de copiloto? ¿Y una siesta en los asientos traseros? Hay posiciones en el coche que se convierten en un riesgo, pero son habituales en la carretera a pesar de estar prohibidas.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.