Uno de los nuestros (Goodfellas)

o: 1990
Dirección: Martin Scorsese
Guión: Nicholas Pileggi, Martin Scorsese
Reparto: Ray Liotta, Robert De Niro, Joe Pesci, Lorraine Bracco, Paul Sorvino, Chuck Low, Christopher Serrone,Frank Sivero,Illeana Douglas, Tony Darrow, Frank DiLeo, Frank Vincent, Mike Starr, Catherine Scorsese, Margo Winkler, Samuel L. Jackson
Género: Thriller. Drama.

Sinopsis: Henry Hill, hijo de padre irlandés y madre siciliana, vive en Brooklyn y se siente fascinado por la vida que llevan los gángsters de su barrio, donde la mayoría de los vecinos son inmigrantes. Paul Cicero, el patriarca de la familia Pauline, es el protector del barrio. A los trece años, Henry decide abandonar la escuela y entrar a formar parte de la organización mafiosa como chico de los recados; muy pronto se gana la confianza de sus jefes, gracias a lo cual irá subiendo de categoría. (FILMAFFINITY)

¿Cae un rayo en el local? ¡Te jodes, pero pagas!

Los gánsters saben sacarle el máximo partido al seguro, si se tuerce la cosa, se vuela el local y a cobrar

‘Uno de los nuestros’ es una película de referencia en la temática de gánster y mafia. Una digna sucesora de la saga ‘El Padrino’ de Francis Ford Coppola(1972) y que también sirvió de inspiración para futuras creaciones como la exitosa serie ‘Los Soprano’. En este caso, el film basado en la novela de Nicholas Pileggino pretende mitificar o idealizar a los miembros de la mafia. La obra de Scorsese, basada en hechos reales, narra la historia de Henry Hill.

El ascenso y caída de un delincuente que deja claras sus motivaciones en la primera escena de la película con la mítica frase: “que yo recuerde desde que tengo uso de razón siempre quise ser un gánster”.

Este género cinematográfico está repleto de ejemplos de cómo estas sociedades aprovechaban cualquier oportunidad para ganar dinero sin importarles si quebrantaban la ley o no. Extorsión, secuestro, sobornos, narcotráfico… lo que sea para ganar dinero y, como no, el seguro no escapa a sus fechorías.

En esta película se explica como se enriquecían por medio de negocios aparentemente legales. A través del ejemplo de un bar, Henry Hill (Ray Liotta) nos explica que lo importante era exprimir al máximo las posibilidades de generar dinero. Cargaban facturas legalmente y vendían en negro todo lo que entraba por la puerta. Literalmente, lo que entraba por la puerta principal salía por la trasera vendido con descuento hasta que en el negocio “no quedaba nada, no podías pedir un dólar más al banco, ni comprar otro cajón de whisky” como bien dicen.

Finalmente, una vez el negocio estaba en la ruina la solución era de nuevo un viejo conocido de esta sección vuelas el local y reclamas al seguro. Porque en palabras del protagonista para ellos la cosa estaba clara:

¿Que el negocio va mal? ¡Te jodes, pero pagas!

¿Un incendio? ¡Te jodes, pero pagas!

¿Cae un rayo en el local? ¡Te jodes, pero pagas!”

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro