Breeders

Breeders: “Nadie me había hecho sentir nunca esa ira”

Breeders es la serie más hilarante del año. Un recorrido por las emociones de Paul (Martin Freeman) y Ally (Daisy Haggard) frente a la "verdad" de ser padres.
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Se ha traducido como “Bendita paciencia” pero Breeders (HBO), realmente quiere decir “Criadores/as”. Creada y dirigida por Chris Addison, Simon Blackwell y Martin Freeman, este último también el protagonista de una de las series más cómicas de esta primera mitad de año, se convierte en un replanteamiento sobre la maternidad y la paternidad. 

Breeders es un recorrido por las emociones de Paul (Martin Freeman) y Ally (Daisy Haggard), frente a las realidades que les hacen enfrentar sus dos hijos. Desde ataques de ira, ganas de rendirse continuamente, miedo, alegría o complicidad; muestra la vida de una pareja actual con dos hijos pequeños (de 7 y 4).

No alecciona, no muestra “lo bonito que es ser padre”, no oculta nada malo y es realmente hilarante. Con un guión fantástico, sarcástico, crudo y algún que otro giro inesperado, esta serie inglesa ya tiene todos nuestros respetos. 

Además de centrarse en la relación de Paul y Ally con sus hijos, también saca a la luz la relación que han tenido los protagonistas con sus propios padres y la influencia que esto genera en sus respectivas crianzas.  Desde las incapacidades hasta los miedos de repetir patrones, la soberbia de necesitar ser mejores que sus progenitores y la realidad en sí misma. A continuación os dejamos un trozo de guión que no tiene desperdicio, precisamente de Paul (Martin Freeman), conversando con su padre:

– No soy buena persona papá, soy odioso. Nadie me había hecho sentir nunca esa ira como hacen ellos ¡en serio Me vuelvo un enfermo mental cuando me ponen nervioso, como salido de un puto manicomio. 

– ¿Ally y tu estáis bien? 

– Sí, nos llevamos bastante bien.

– Tu madre y yo no discutimos en 50 años, ni una vez. 

– Sí claro, si es que… Nuestra familia siempre ha sido así ¿no? Nada de gritos, siempre ha imperado ser pasivo-agresivo.  Mamá y tu siempre habéis sido así, venga represión y venga mal humor, cuando lo normal habría discutir un poco. Nunca he aprendido a hacerlo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar