Bicis y patinetes ¿estamos seguros?

Las calles se están llenando de estos vehículos sin que la sociedad esté preparada para las consecuencias de un incidente. Revisando el panorama actual podemos desgranar su futuro

Manel Madroñal, Responsable de Comunicación de FIATC Seguros nos introduce en el precario marco de regulación de los seguros y, por ende, las coberturas en caso de accidente en vehículos de movilidad personal.
La movilidad es uno de los grandes retos actuales en nuestras ciudades. Nos encontramos con un panorama de urbes cada vez más densas con habitantes concienciados con la ecología que buscan medios ágiles y sostenibles para desplazarse en un día a día cada vez más frenético.
Si combinamos vehículos que a veces parecen juguetes pero que pueden adquirir una cierta velocidad circulando por vías no aptas o con escasos espacios reservados y una señalización deficiente, con una cultura del automóvil todavía predominante, ciertas conductas imprudentes y las distracciones continuas de peatones y conductores provocadas por los smartphones, el cocktail de riesgos está servido.”

Soluciones para bicis

En España no es obligatorio asegurar los vehículos de movilidad personal según la instrucción 16/V-124, pero sí que es recomendable si eres un usuario asiduo, las coberturas principales las tienes descritas aquí para que puedas valorar tus necesidades. Las coberturas más importantes son:

Cobertura de daños por accidente.
Este sería el básico, con este seguro lo que aseguramos es la bici. En caso de accidente la compañía nos da un capital máximo asegurado que se determina por el precio de la bici al comprarla. A tener en cuenta:

  • Según el seguro, la cobertura solo aplica a afecciones en el cuadro, por lo que ruedas, manillar, sillín y demás no entran en el seguro.
  • Es importante saber que están excluidos los casos que se produzcan en competiciones y pruebas deportivas, estando incluidas los entrenos o uso recreativo.

Responsabilidad civil
La responsabilidad civil  nos cubre la obligación de responder por daños y prejuicios frente a terceros que puedan ser afectados por nuestro accidente. En el contrato con una aseguradoras aparece el apartado de responsabilidad civil que indica que incluye y el valor o capital asegurado por responsabilidad civil.

Robo
La mayor parte de los seguros de responsabilidad civil y accidente no cubren el robo. Algunas ofrecen una cláusula para incluirlo pero se acotan a casos muy concretos y, sinceramente, difíciles de probar.

Asistencia sanitaria
Dependiendo del seguro se da cobertura al ciclista en caso de accidente asumiendo los gastos médicos, farmacéuticos y de hospitalización o únicamente asumen los gastos médicos de terceras personas implicadas. En cualquier caso, todas suelen contemplar el fallecimiento o invalidez permanente con una indemnización económica.

Asistencia en viaje
Algunos seguros ofrecen asistencia en viaje gratuita. En este caso se incluye un posible rescate en caso de pérdida en la naturaleza o un traslado medicalizado hasta el hospital más cercano.

Soluciones para patinetes

Considerados como los anteriores (VMP), tampoco tienen la obligatoriedad de ser asegurados, existiendo en su caso las protecciones de robo, asistencia sanitaria y responsabilidad civil. Como en el caso anterior, el tema del robo es bastante concreto y difícil de establecer.

Normativa e infracciones

La DGT está intentando llenar el hueco que la normativa actual dejó en manos de los Ayuntamientos. Como líder y abanderado de las nuevas legislaciones podrían tomarse las de Barcelona.
En cuanto a las infracciones, el régimen sancionador actual establece multas de hasta 100 euros por las infracciones de carácter leve, de hasta 200 euros por las de carácter grave y de hasta 500 euros por las de carácter muy grave. Todas ellas a discreción del policía local que pueda considerar un acto de conducción imprudente y su gravedad.

Conclusiones

Tal y como nos afirma Madroñal, “El reto ahora se encuentra, como cada vez que aparecen cambios tan disruptivos en nuestra sociedad, en diseñar productos aseguradores bien delimitados, efectivos y rentables que satisfagan este nuevo panorama de riesgos. Las dificultades no son pocas: falta de datos estadísticos históricos y de experiencia previa, regulación difusa o inexistente, complejidad en controlar vehículos que carecen de matrícula, disonancia entre los importes que pueden suponer las indemnizaciones y el valor e importancia que se da a los vehículos, dificultad en el control del fraude.
Se impone, en definitiva, la necesidad de un marco regulador y de concienciación por parte de los ciudadanos de los riesgos que suponen estas nuevas formas de movilidad. Solo así podrán crearse productos adecuados que respondan a las necesidades.”

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro