atascos

Ante los atascos, actitud zen

Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones de cómo puede afectar el estrés a actividades tan cotidianas como dormir o disfrutar del tiempo en familia, pero nadie ha pensado nunca en las graves consecuencias que puede tener conducir con ansiedad y estrés.

Y si eres de esas personas que al encontrarse con un atasco se estresa, o desespera cuando no encuentra aparcamiento, incluso si vas con prisa y te topas con todos los semáforos rojos, este post te interesa. Porque en tiemposeguro queremos daros algunos consejos para conducir con calma. Y para ello, hemos tomado algunas recomendaciones de Doppo by Zurich.

Ante todo, si sabes que tienes que conducir y sientes que estás estresad@, mejor evita conducir. Pero, primero, aprende a identificar una situación de estrés, ya que si no vas al volante y ves estas reacciones en el conductor puedes alertarlo:

  • Reacciones aceleradas: lo notarás cuando el ritmo cardiaco, la tensión arterial o la respiración van en aumento y más acelerados de lo normal. Entonces, ¡alarma! Porque, en estos momentos, nuestro cuerpo y mente desconectan y dejan de atender a la información que se nos presenta. Una forma muy clara de identificarlo es si nos sentimos más competitivos, agresivos, impulsivos y/o menos pacientes.
  • El cuerpo resiste: según doppo esta es la “fase de resistencia” en la que el cuerpo sigue mostrando estas reacciones, pero de forma menos intensa. Aquí, lo más habitual es notar una menor tolerancia a la frustración y cualquier chorrada, como un motorista poniéndose delante del coche o viceversa, puede alterarnos.
  • Finalmente, la tercera fase es la del agotamiento, cuando tras pasar una situación de estrés notas un rendimiento menor, y las decisiones que tomas son más lentas, tienes más dificultad de atención o incluso te sientes cansado.

Pero, ¿cómo evitar estas situaciones?

  • Lo primero: planea el viaje, las rutas el equipamiento, la comida para el camino, etc. Tampoco te impongas una hora de llegada, porque siempre puede encontrarte un atasco, un accidente o cualquier imprevisto en la carretera.
  • No te pongas nervioso porque el de detrás quiere que aceleres y se te engancha al culo; ve a la velocidad con la que vayas más cómodo.
  • Y si eres de los que les gusta correr, ¡relájate! Respeta la velocidad de los demás y mantén la distancia de seguridad.
  • La temperatura del coche es importantísima, no sólo porque una temperatura muy elevada puede provocar fatiga, sino también porque hay que atender a las temperaturas exteriores y evitar roturas de lunas…
  • Escucha música relajante y evita pensamientos negativos.

El estrés, al fin y al cabo, no es un buen aliado para la conducción. Por eso lo mejor es que te tomes todo con calma. Y, si te sientes así, para, sal del coche y respira aire fresco. Y, sobre todo, contrata un buen seguro de coche para sentirte bien protegido ante cualquier contratiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

heredar en españa

Heredar en España, todo un culebrón

Desde que muere un familiar, los trámites resultan ser un culebrón. Primero, hay que tramitar la defunción, investigar si cuenta con un seguro de decesos,

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.