Hielo en parabrisas

Así quitarás el hielo del parabrisas de forma segura

Debido a los cambios de temperatura, en invierno es cuando debes prestar una mayor atención para evitar la rotura de las lunas de tu vehículo
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Si aparcas el coche en la calle en esta época del año, seguro que más de una mañana te encuentras hielo en el parabrisas. Pues sí, aunque en nuestro país, según la zona, los inviernos no suelen ser muy gélidos, las temperaturas nocturnas bajan y dejan helados los coches estacionados a la intemperie. 

Ahora bien, aunque vayas con el tiempo justo para ir al trabajo o llevar a los peques al cole, no se te ocurra arrancar sin retirar el hielo del parabrisas. Esperar a que la calefacción y los limpiaparabrisas lo derritan implica conducir sin apenas ver lo que sucede delante del volante, con el peligro que ello supone.

Pero, ¿cómo podemos retirar el hielo por las mañanas con seguridad y sin dañar el cristal? De entrada, olvídate de descongelar el parabrisas con agua muy caliente, o con el aire de la calefacción a temperatura elevada. Básicamente, porque el cambio brusco de temperatura puede dañar seriamente el cristal, provocando su rotura. Y este efecto se intensifica notablemente si el parabrisas ya tenía un impacto. Tampoco es recomendable accionar los limpiaparabrisas cuando el cristal está helado, pues se daña la superficie de las escobillas, que dejarán marcas en el cristal cuando llueva.

Tres métodos seguros para retirar el hielo de las lunas 

Así pues, la mejor forma de quitar el hielo es emplear una rasqueta de plástico, ya que no dañará la superficie del cristal. No te cuesta nada llevar una en la guantera. En invierno, te será de gran utilidad, prácticamente, cada mañana. Otro método que puedes utilizar sin ocasionar daños a las lunas de tu coche es el de rociar el cristal con alcohol, pues derrite el hielo con rapidez. 

Por otra parte, en el mercado también existen tratamientos específicos repelentes de líquido e insectos que, además de mejorar sustancialmente la visibilidad diurna y nocturna en situaciones de lluvia, evitan la congelación de los cristales en condiciones no muy extremas y facilitan la retirada del hielo. 

También, como suele decir el refrán: “más vale prevenir que curar” así que, si no quieres verte quitando el hielo cada mañana del parabrisas de tu coche, lo más sencillo es proteger el parabrisas con un simple cartón sujeto con los limpiaparabrisas, que puedes guardar en el maletero; igual que guardamos el parasol para el verano, el líquido anticongelante, el aceite, etc.

Y es que, sin duda, en esta época del año, hay que prestar especial atención al parabrisas, debido a las bajas temperaturas y a las complicadas condiciones de visibilidad. No olvides que el 90% de la información que recibes al conducir te llega a través de la vista. Y con nieblas, lluvias y nevadas frecuentes es de vital importancia tener el parabrisas y las escobillas en perfecto estado. Unos limpiaparabrisas deteriorados provocan franjas o superficies veladas en el campo de visión al accionarlos, con la consiguiente disminución de seguridad. Por eso, te recomendamos sustituir las escobillas, como mínimo, una vez al año. Para conservarlas en el mejor estado posible, si el coche pasa las noches a la intemperie, también es recomendable levantarlas o ponerles un cartón debajo.

¡Ah!, y recuerda que el depósito de líquido limpiaparabrisas no debe rellenarse sólo con agua, para evitar que se congelen los manguitos y se obstruyan los pulverizadores a bajas temperaturas.

Cabe recordar que en invierno es cuando más roturas de parabrisas se producen, por los cambios de temperatura. De modo que un pequeño impacto en el cristal, que puede repararse con facilidad, puede desembocar en una rotura.

De hecho, según datos del sector, cada año se presentan más de un millón de partes en relación con las lunas del vehículo: la delantera, la trasera o las laterales. Se trata, por tanto, de uno de los percances más comunes y que los seguros de automóviles están más que acostumbrados a resolver.

¿Cómo se incluye en el seguro de auto la cobertura de lunas?

Dada la frecuencia con la que las lunas pueden sufrir algún desperfecto, son muchas las personas que incluyen su cobertura en los seguros y, en consecuencia, cada vez son más los seguros que la incluyen. 

Pero antes de nada, merece la pena, hacer la siguiente apreciación, no todos los seguros son iguales, aunque tengan la misma denominación comercial. Es decir, el seguro a todo riesgo de una determinada compañía no será igual al de otra. Es decir, ciertas coberturas que se incluyen en uno, no tienen porqué incluirse en otro. Por eso, una vez más, te recordamos que es muy importante leerse bien los condicionados de las pólizas o bien, que te asesore un profesional.

Dicho esto, abordaremos los tipos de seguro de coche más comunes centrándonos en si incorporan o no cobertura de lunas:

  • Seguro a todo riesgo. Este seguro es el más completo del mercado y ofrece a los usuarios una amplia gama de servicios y asistencias. Entre ellas se incluyen la reparación o sustitución de lunas tanto en caso de accidente, con independencia de que el conductor asegurado sea el causante del daño o no. En caso de que exista franquicia, el asegurado deberá pagar los importes inferiores a la cantidad establecida en esta.
  • Seguro a terceros. Se trata del seguro más básico y el vehículo debe disponer, al menos, de un seguro a terceros para poder circular. Este tipo de seguro no incluye la sustitución o reparación de lunas, ya que cubre exclusivamente los daños que el vehículo y el conductor causen a terceros. Aunque algunos de estos seguros incorporan alguna cláusula que cubre daños al propio vehículo, no todos lo hacen, por ello, como hemos comentado, debes leer con atención el contrato y ser consciente de las coberturas antes de contratarlo.
  • Seguro a terceros con lunas. En este caso, el seguro a terceros con lunas o ampliado, cubre lo mismo que un seguro a terceros, pero añadiéndole algunas coberturas adicionales como el robo o la rotura de lunas, ante las cuales estarás cubierto. Muchas personas que no quieren contratar un seguro a todo riesgo optan por este tipo, ya que están protegidas ante cualquier problema con sus lunas.

En definitiva, seguir estas recomendaciones, te permitirá mantener las lunas de tu coche en buen estado. Y si tienes dudas acerca de las coberturas de tu seguro de auto, no te olvides de consultarlo con tu mediador de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Abducción extraterrestre

Abducción extraterrestre: ¿quién dijo miedo…?

Si eres un nostálgico seguidor de Fox Mulder y te espanta la posibilidad de sufrir todo tipo de pruebas por parte de unos insensibles ‘aliens’, tranquilo: el seguro contra una abducción extraterrestre está aquí para protegerte (pues sí: haberlo, haylo).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.