Un apretón demasiado efusivo

Un abogado demanda a su amigo por estrecharle la mano con una fuerza “desmedida”

Florida, el soleado estado sureño de los Estados Unidos de América, es el escenario de una de las demandas más absurdas de los últimos tiempos. Sus protagonistas son dos abogados amigos hasta hace poco. La amistad se resintió cuando George H. Vallario, de 76 años, decidió demandar a Peter Lindley, de 60 años. La causa, un apretón de manos. Vallario acusa a su amigo de haber usado una fuerza desmedida para estrecharle la mano.

El demandante asegura que el fuerte apretón de manos les ha provocado un dolor “intenso y repetitivo” y por tanto solicita una indemnización de 100.000 dólares en concepto de daños y perjuicios. Además, añade que nunca hubiera ido a entablar esta disputa legal a los tribunales si Lindley se hubiera disculpado. Según el abogado que presentó la demanda, “el apretón de manos fue inesperado, no invitado y, por tanto, no autorizado”. Y añade que la fuerza usada fue “desmedida”.

La decisión depende ahora del juez que debe valorar si los daños causados son susceptibles de originar un fallo en favor del demandante. Precisamente, el mayor osbtáculo al que se enfrenta el tribunal es el de intentar averiguar sin lugar a duda si el dolor que Vallario asegura padecer se debe exclusivamente al apretón de manos o hay factores más importantes que han influido en la dolencia. En cualquier caso, la demanda se ha hecho un hueco en los medios de comunicación norteamericanos como una de las más absurdas y originales presentadas en los últimos meses.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro