Angustia basada en hechos reales

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
13 de abril de 2018

Capitán Phillips (Captain Phillips)

2013. Estados Unidos. 135 minutos. Thriller.
Director: Paul Greengrass. Guión: Billy Ray, basado en el libro de Richard Phillips y Stephan Talty. Reparto: Tom Hanks, Barkhad Abdi, Mahat M. Ali, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed, Michael Chernus, Catherine Keener, David Warshofsky, Corey Johnson, Chris Mulkey, Max Martini, Yul Vazquez, Omar Berdouni.
Productora: Columbia Pictures / Michael De Luca Productions / Scott Rudin Productions / Trigger Street Productions.
Presupuesto: 55 millones de dólares. Recaudación: 219 millones de dólares. Nominada a 6 Oscar.

Sinopsis: Richard Phillips (Tom Hanks) toma el mando del MV Maersk Alabama en un puerto de Omán para transportar su carga hasta Mombasa a través del golfo de Adén. Cauteloso por la actividad de piratas cerca de las costas de Somalía, da órdenes extra de seguridad en el buque. Cuando Phillips descubre que su barco es el blanco de una banda de piratas somalíes encabezada por Abduwali Muse (Barkhad Abdi), logra evadirlos. Sin embargo, Muse vuelve al día siguiente con otros tres piratas en un esquife más rápido impulsado por dos motores. A pesar de que Phillips y su tripulación hacen sus mejores esfuerzos para repelerlos con bengalas y con las mangueras de agua del buque, una de las mangueras falla y los piratas aprovechan para abordar y tomar el control de la embarcación. Capturan al capitán mientras la mayoría de la tripulación se esconde en la sala de máquinas del barco. Muse, bajo las órdenes del líder de la facción local, espera secuestrar la nave y a sus ocupantes para obtener el dinero que la empresa dueña del barco a través de su compañía seguradora ofrecerá como recompensa por el rescate.

Un grupo de piratas secuestra un barco en Somalia para exigir rescate a la compañía aseguradora

Película basada en el secuestro real de un barco cerca de las costas de Somalia. La presencia del mundo de los seguros es evidente. Una vez se hace con el control de la embarcación, el jefe de los secuestradores le dice al capitán del barco apresado que no se preocupe, que serán liberados porque «el seguro pagará». De hecho, los tristemente famosos piratas del siglo XXI tienen como objetivo de sus secuestros negociar con la compañía de seguros y llevarse el botín. En la parte final del filme, cuando nos hallamos cerca de la resolución del conflicto, el secuestrador jefe recibe una llamada de los SEALS y al descolgar el teléfono pregunta: «¿Es el hombre del seguro?». De hecho, no es un tema que salte a menudo a los medios de comunicación, por razones obvias, pero hay alguna compañía especializada en este tipo de seguros que cubren la eventualidad de un secuestro en zonas peligrosas, como las costas de Somalia, algunos países de Centroamérica o áreas conflicitvas en algunos países árabes.
Al margen de ilustrar sobre la labor de las compañías aseguradoras, el filme está bien realizado y su protagonista, Tom Hanks, le da veracidad al relato. Se trata de una película notable, qiue entretiene sin necesidad de trucos.

En general, la película recibió muy buenas críticas. Carlos Boyero escribió en El País que «el suspense, la amenaza, el miedo y el drama funcionan modélicamente. Es una película con nervio, bien contada. (…) Y Hanks siempre hace veraces las sensaciones que pretende transmitir». El ABC señaló que «destaca por el trabajo colectivo y la veracidad, por su retrato de personajes profundos en cuatro trazos y por un ritmo trepidante. Da gusto ver una película tan bien rodada (…)». El Mundo se unió también a los elogios. «La historia adquiere en manos de Greengrass el toque exacto entre la emoción y lo fiable. Una narración sencillamente escalofriante«. Para Fausto Fernández, de Fotogramas, estamos ante «un muy trepidante thriller a lo John Frankenheimer narrado con solvencia, pero con demasiada pleitesía hacia la imagen de su estrella protagonista». Jordi Batlle Caminal destacó en La Vanguardia «el verismo, la vivacidad, la altísima tensión (el clímax final, asfixiante), una cámara en constante estado de nerviosismo y un prudente destierro de la infección sentimental, sólo presente en el personaje principal».

Te puede interesar