Alarma: viudas negras en acción

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
15 de noviembre de 2017

Periódicamente se descubren casos de mujeres que asesinan a su pareja para cobrar el seguro de vida

Parece cosa de cine o de literatura, pero lo cierto es que con frecuencia salen a la luz casos de mujeres que han asesinado a sus parejas por un móvil económico. Y ese móvil, casi siempre, tiene forma de herencia o de seguro de vida. El caso que más ha llamado la atención en los últimos meses ha sido el de la mujer japonesa sentenciada a morir en la horca por haber asesinado, como mínimo, a tres exmaridos. El suceso ha creado gran expectación en todo el mundo, pero no es el único y ni siquiera es infrecuente. Esta misma semana, en Paraguay se ha descubierto otro caso en el que una mujer, presuntamente ha asesinado a sus dos exmaridos. Todas las víctimas tienen en común el hecho de tener un seguro de vida.

El caso japonés es muy truculento. Chisako Kakehi es el nombre de la condenada, que fue detenida en noviembre de 2014. Según considera probado el tribunal del distrito de Kioto, Kakehi asesinó a tres de sus cuatro maridos e intentó matar también a un conocido de la familia. El método utilizado era el envenenamiento por cianuro. La asesina convencía a sus víctimas de la necesidad de ingerir una bebida curativa. Cuando por fin aceptaban, les daba en realidad cianuro.

El móvil de Kakehi era cobrar el seguro de vida de sus víctimas. Al parecer amasó una pequeña fortuna con las indemnizaciones recibidas por parte de las compañías, pero perdió parte de la misma en inversiones en Bolsa fallidas. El juicio ha creado una gran expectación en Japón y ha convertido en un tema de conversación recurrente la existencia de viudas negras que se enriquecen a costa de la muerte de sus maridos. El juez explica que antes de matar a sus víctimas conseguía que ella fuera elegida como beneficiaria del seguro.

El sobrenombre de viuda negra corresponde a un tipo de asesino en serie femenino. Las viudas negras son asesinas en serie que matan a personas cercanas (habitualmente maridos) motivadas por un interés económico. Esta manera de denominar a este tipo de asesinas en serie proviene de una analogía con la araña Latrodectus mactans2​ , popularmente conocida como viuda negra, la cual suele devorar al macho tras copular con la finalidad biológico-evolutiva de asegurar el suministro nutricional y con ello la salud de la progenie.

En Paraguay han detectado este año otra viuda negra, en este caso presunta por que no ha sido juzgada todavía. Su nombre es Gladys Anres Garay y pesa sobre ella una acusación de doble asesinato. Mató presuntamente a su primer marido hace unos años y cobró el seguro de vida. Hace unos meses fue detenida por el asesinato de su compañero sentimental. Al parecer, el crimen fue ejecutado por otro hombre que tenía relaciones sentimentales con la acusada, a la que el juez acusa de ser la incitadora del crimen. La policía paraguaya la detuvo en principio por un solo delito, pero después descubrió que probablemente es reincidente.

La existencia de viudas negras no es, por tanto, reciente. El primer caso conocido que cumple este patrón data de 1324. En Irlanda fue condenada a morir en la hoguera una mujer llamada Alice Kyteler acusada de matar a sus cuatro maridos. Los hombres murieron en condiciones misteriosas, todos víctimas de una desconocida enfermedad crónico degenerativa de progresión rápida. No se pudo probar con certeza la autoría, ya que la confesión de Alice fue conseguida bajo tortura, pero fue condenada por asesinato, brujería y usura.

Te puede interesar