accidente de coche

Accidentes tontos: ¿De quién es la culpa?

Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Quizás te ha pasado alguna vez -o no, por suerte para ti- recibir un golpe por detrás en el coche y que te echen las culpas por haber frenado mucho, o no poder aparcar en un sitio y darle un golpe al coche de al lado. Este tipo de accidentes los vemos constantemente en la carretera, ya sea en grandes ciudades o incluso en autopista.

La duda siempre viene al pensar: ¿Quién tiene la culpa? ¿Me lo cubre el seguro? ¿Me subirán el seguro por haber chocado?

Partes amistosos más comunes

He chocado con el de delante/ Me ha dado un golpe el coche de atrás

Este es uno de los siniestros más típicos. Ya sea en ciudad o en vías con retenciones es fácil encontrarnos con este tipo de accidentes. Pues bien, la culpa siempre es del que tiene los daños en la parte delantera del coche.

Da igual si el coche de delante frena muy bruscamente, el vehículo de detrás tiene la obligación de mantener la distancia y velocidad adecuada que le permita reaccionar a tiempo.

“Le he dado al coche que tenía detrás yendo marcha atrás”

En la ciudad los coches tienden a engancharse el uno al otro y es complicado hacer maniobras marcha atrás. Una de las situaciones más comunes es que te encuentres en una retención, el coche esté en medio del paso de peatones y tengas que mover el coche para atrás. Y, ¡pum!, le das al coche que te sigue.

Pues bien, en esta situación la culpa es del coche que va marcha atrás. Ya sea para dejar libre el paso de peatones o porque quiere aparcar. La única excepción es si el coche implicado viene impulsado por un tercero.

Rotondas y carriles paralelos

España, el país de las rotondas

Ya sea en autovía o en rotondas, si un coche alcanza a otro en paralelo, la culpa es del que se sale de su carril, siempre. Pero es cierto que en una rotonda es difícil determinar quien se ha salido de la línea. Pues bien, en este caso siempre será culpa del que circule por el carril interior.

Para colmo, siempre están los espabilados que buscan sacar partido de cualquier situación y de aquí nació El timo de la rotonda’. Ahora, seguro que conducirás por la derecha ¿eh…? (Guiño, guiño)

Respeta las señales y no te lleves un susto

Desde que entras en la autoescuela explican que la preferencia la tiene el que aparece por la derecha y que hay que respetar las señales siempre. Pues si estas dos normas no las aplicas, la culpa en caso de accidente será tuya, seguro.

Y es que cuando un vehículo aparece por la derecha tiene preferencia ante cualquiera, excepto si hay un ceda, un stop o un semáforo que le impida pasar. De este modo, el coche que aparezca por la izquierda tendrá la culpa, a no ser que el de la derecha tenga una señal que le afecte. 

Jugar a los autos de coche aparcando también es tu culpa

Seguro que en alguna ocasión has visto a alguien intentando meter con calzador el coche en un sitio y raya o abolla el coche de detrás o de delante (si eres tú, nos haremos los locos). En este supuesto, la culpa siempre es del que intenta aparcar.

Da igual si el otro está mal estacionado, la culpa es del que está en movimiento.

¿Cómo decide el seguro de quién es la culpa?

A pesar de que en estas situaciones está claro, hay tantos casos diferentes que a veces es imposible saber de quién es la culpa y ¡ni los peritos se aclaran!

Para mejorar la gestión entre aseguradoras, en 1993, UNESPA desarrolló el Centro Informático de Compensación de Siniestros, conocido como Convenio CICOS. Se trata de una plataforma tecnológica de gestión de siniestros que ayuda a agilizar las reclamaciones y las indemnizaciones de los daños producidos entre los coches asegurados. Asimismo, se creó una tabla de culpabilidad donde aparecen los escenarios en que los coches A y B pueden encontrarse y que sirve para determinar de quién ha sido la culpa.

Es muy importante que, a la hora de rellenar la Declaración Amistosa de Accidentes, definas muy bien la situación para que tu seguro pueda determinar al culpable. A día de hoy, casi un 70% de los siniestros se resuelven por medio de este sistema CICOS, un método que evita judicializar los partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

el fenómeno del parabrisas

El ‘fenómeno del parabrisas’ o por qué hay menos bichos

Llegar al destino tras un largo viaje en coche y tener el parabrisas lleno de insectos chafados es un gran -e indeseado- clásico. Pero, ¿son imaginaciones mías, o este año hay menos bichos? Y, no menos importante: ¿cuál es la mejor manera de eliminarlos del cristal?

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.