Accidente en el parque

Una tarde con niños en el parque es un acto cotidiano, que se caigan o se hagan daño no debería suponer nada más que una tirita, eso sí, de dibujos.

Todos podemos caernos o tener un accidente tonto por la calle, pero cuando el resultado es algo menos deseado, tenemos que saber lo que podemos hacer ante estos casos y si además de tener un peque llorando en casa, tendremos que afrontar otros costes.

Casos

Imprudencia del menor

Es el caso de quedar probado que el niño ha sido el causante de su accidente. Un ejemplo muy típico es el de menores que juegan en columpios que no están recomendados para su edad.

Si es así los familiares deberán asumir las consecuencias que no estén cubiertas por la Seguridad Social o por un seguro privado.

Es tu hijo quien provoca daños a terceros

Ahora es cuando tendrás que hacer uso del seguro de hogar, ya que la cobertura de responsabilidad civil personal y familiar te garantiza las reclamaciones que puedan presentarse contra vosotros.

Instalaciones en mal estado

En este caso aparte de la Seguridad Social o de los seguros privados, se podría reclamar contra el responsable de la instalación (Ayuntamiento) en base al mal estado de las mismas.

En caso de tener un seguro que cubra la asistencia jurídica, el cual suele estar incluido en muchos seguros de hogar, consulta con tu mediador para saber si ellos pueden ocuparse de realizar todos los trámites.

Provocado por un tercero

En este caso se podría reclamar contra el causante y en caso de que fuera menor de edad, contra sus padres. Igual que en el anterior, consulta tu cobertura de asistencia jurídica.

Conclusiones

Con todo esto, podemos ver que tan solo conociendo nuestro seguro de hogar y sus prestaciones, podemos estar tranquilos y ocuparnos de vivir. Lo importante es saber que nuestros hijos están protegidos ante accidentes.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro