5 cosas que saldrán mal en tu viaje

¿Preparando las vacaciones? Deberías tener en cuenta estos contratiempos

El buen tiempo ha llegado, es junio y muchos ya tenemos la vista puesta en las tan esperadas vacaciones. Puede que ya tengáis algún viaje programado o que estéis con los preparativos. No pretendemos aguaros la fiesta pero ya os advertimos que al menos una de estas cosas seguro que os pasarán (si no os han pasado ya).

5 cosas que pueden salir mal (y seguramente saldrán mal)

  • Equivocarse con el visado o no tener la documentación en regla: A no ser que seáis viajeros expertos, seguramente no vais con el pasaporte en la cartera día sí, día también, así que es probable que cuando os queráis dar cuenta, esté caducado. Si vais a salir de la Comunidad Europea, es esencial que tengáis el pasaporte en regla (y aunque os quedéis dentro, es mejor llevarlo). Lo mismo con el DNI. También es bueno disponer de una fotocopia de todo, para tener el original guardado y evitar sustos.

No olvides que en algunos países es necesario sacar un visado especial o conseguir un permiso con antelación. Por ejemplo en Estados Unidos está el ESTA o en Canadá el ETA.

  • Perder el transporte o alguna escala: Uno de los mayores miedos que solemos tener es que nuestro avión/barco/tren se marche sin nosotros. La catástrofe es mayor si tenemos que hacer escala y también perdemos la conexión. Todo ello comporta una pérdida de tiempo, dinero y, sobre todo, paciencia. Procura planificar bien el viaje e ir con tiempo de sobra, más vale esperar que desesperar. Muchas compañías disponen de App’s y servicio de avisos para que estés informado al momento de todo lo que pasa. Aunque debes tener en cuenta que no todo depende de ti, a veces hay huelgas o problemas técnicos que pueden llegar a causar grandes contratiempos. Bendito sea el seguro de viaje en estos casos.
  • Problemas con la moneda: Suponemos que ya tienes en mente consultar el tipo de moneda del país de origen, informarte del valor e irte con dinero ya cambiado. Pero, por si acaso, te lo recordamos. También deberías establecer cantidades de referencia para saber qué equivale a qué (como cuando con la llegada del euro seguíamos haciendo la conversión en pesetas). 5€/20€/50€… e informarse de lo que cuestan productos básicos para establecer comparaciones y que no nos la cuelen por “guiris”. Alerta con los cajeros automáticos, las tarjetas de crédito y las comisiones.

Como extra, cuidado con volver con dinero sin cambiar ya que en muchos casos no va a ser posible que te lo vuelvan a cambiar al euro, en especial si son monedas sueltas o si procede de un país con inflación o devaluación.

  • Perder o que te roben pertenencias: Un clásico es sufrir ese microinfarto al estar esperando en la cinta de salida de equipaje y ver que tu maleta no sale. Gira y gira, hasta que se para, y la tuya no está. Vuelve a arrancar y allí sale, en esa segunda tongada. Pero puede que no sea así. La pérdida de equipaje es una lacra contra la que luchan las compañías. Lo cierto es que una vez dejamos nuestra maleta en la mesa de facturación, perdemos el control de ésta. Como consejos, lo mejor es llevar todo lo esencial en una mochilita o bolso a bordo. Documentación, algo de dinero, un neceser con los líquidos permitidos, recambio de ropa interior, cargador de móvil…etc.

Para evitar robos una vez en el destino debemos ir con mil ojos, siempre con el bolso o mochila pegados a nuestro cuerpo, mejor delante que detrás. Con dinero escondido en bolsillos interiores y repartido. Nunca salgas con todo el dinero del viaje encima. Si aun así nos pasa algo, deberemos acudir a la comisaría más cercana o incluso acudir al consulado de nuestro país.

  • Ponerse enfermo/a: La atención sanitaria en el extranjero nos puede costar un riñón, literalmente. Porque si acudimos a centros médicos de dudosa certificación, puede que entremos por un ataque de apéndice y salgamos sin un riñón. Bueno, quizá es exagerado, pero volviendo al sentido metafórico, nos puede salir muy caro. La Seguridad Social de la que disponemos en España nos ha hecho creer que acudir a urgencias es ‘gratis’ pero no. Si ya es bastante desgracia no poder disfrutar de tu viaje por algún achaque en la salud, imagina que encima te vacíen la cuenta. Si dispones de un seguro de salud, revisa las coberturas porque puede que te incluyan asistencia en el extranjero.

Obviamente, antes de viajar, infórmate de las vacunas que se requieren, asegúrate de tenerlo todo en regla y prepara un botiquín con las cosas básicas.

Como extra, advertimos también que aunque las compañías telefónicas se han puesto las pilas con el tema de la itinerancia de datos, no olvides revisar tu plan y apagar el internet en el extranjero para que la factura no se te dispare. Lo mismo con las llamadas. Por supuesto, vigila al conectarte a redes wifi abiertas aunque te de un subidón cada vez que detectes una.

Ante todo esto, podemos ponernos en plan “Mr. Wonderful” y tomárnoslo con filosofía, pero la opción más sensata es ser precavidos y contar con un buen seguro de viaje. Uno que nos cubra en caso de enfermedad en el extranjero, que nos ofrezca garantías si tenemos problemas con la reserva del hotel, que brinde asistencia en carretera, que vele por nuestras pertenencias o que nos asegure el importe de nuestros billetes en caso de cancelación.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] vacaciones en el Caribe nadie incluye la estancia en un hospital en la ecuación. Lamentablemente, los accidentes suceden y, a veces, la cosa se complica más de la cuenta. Eso es lo que les pasó a Jesús García y […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro