5 claves para elegir un seguro de Vida

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
9 de febrero de 2018

El seguro de vida suele plantearse como opción a partir de los 40 años y en especial si se tienen hijos o familiares a nuestro cargo. En esta situación, asegurar el futuro de nuestros seres queridos en caso de muerte o accidente es una tranquilidad que cerca de 21 millones de personas ya han elegido en España.

Si estás pensando en contratar un seguro de Vida debes saber que las opciones a tu alcance son variadas y es necesario valorar algunos factores antes de contratar:

Condiciones de fallecimiento
Esta es la principal cobertura del seguro de vida. El pago de una cuota al seguro nos permite que el beneficiario que elijamos cobre una indemnización en el caso de fallecer el asegurado. Es importante fijarse en las condiciones que nos ofrece la póliza para poder cobrar esta indemnización. En este sentido, hay que tener en cuenta, por ejemplo, que habitualmente se excluyen tres situaciones:

  • El suicidio del contratante durante el primer año
  • Que el beneficiario del seguro cause intencionadamente la muerte del asegurado
  • Que el fallecimiento se produzca durante una guerra u otra situación extraordinaria

Condiciones de invalidez
El seguro de vida también puede cubrir la invalidez como complemento al fallecimiento, una cláusula muy útil en el caso que el asegurado sea la principal fuente de ingresos de la familia. Si desgraciadamente esta persona sufriera un accidente o una enfermedad y no pudiera volver a trabajar esta cobertura nos daría un apoyo y una seguridad económica. Existen varios tipos de invalidez y será necesario valorar cuál nos interesa más, la incapacidad absoluta por ejemplo, ofrecerá protección económica en el caso de no poder volver a trabajar; la incapacidad permanente total en cambio sería la idónea si no pudiéramos ejercer nuestra profesión pero sí un trabajo menos cualificado.

Temporalidad
Es posible adaptar el pago de las cuotas y por lo tanto, no siempre será necesario pagar un seguro de por vida. También existe la opción de un seguro temporal que podemos pagar durante un tiempo determinado desde unos pocos días hasta unos años concretos o incluso, hasta una edad determinada. En este caso, la aseguradora valorará las condiciones de ese periodo y los riesgos a los que se expone el asegurado para fijar la prima.

Compensación económica
La compensación económica de un seguro de Vida puede variar y es antes de firmar el contrato, cuando debemos elegir qué capital queremos asegurar y cómo será el pago de este mismo, ya sea si lo cobra un beneficiario en el caso de nuestro fallecimiento o si lo cobramos nosotros mismos por invalidez.

A la hora de elegir el capital que queremos asegurar podemos tomar como referencia nuestros ingresos anuales. Según los expertos, un seguro de vida debería cubrir entre tres y cinco veces los ingresos anuales de la familia. En España, según datos de Unespa, los hombres aseguran una media de 42.082€, las mujeres en cambio bajan la cifra hasta los 34.006€.

No debemos olvidar tampoco que podemos elegir la forma de cobro, en una sola vez (pago en capital) o en pagos periódicos (en forma de renta).

Los beneficiarios
No solo podemos elegir un beneficiario sino que pueden ser varios y además podemos cambiarlos en cualquier momento y tantas veces como queramos. Aún así, lo más recomendable es informar siempre a quién elijamos de la existencia de nuestro seguro pues en numerosos casos el asegurado no lo ha explicado y los beneficiaros se han quedado sin cobrar la indemnización por desconocimiento.

Además de estas cláusulas, el seguro de Vida también puede emplearse como un método de ahorro, de forma que el asegurado puede recuperar el dinero invertido pasado un tiempo, lo más habitual es en la jubilación.

Si a pesar de estos consejos aún no lo tienes claro, te recomendamos que acudas a un profesional que te asesore y te ayude a elegir el seguro de vida que mejor se adapte a ti.

Te puede interesar