Seguros ante las negligencias médicas

Una compañía se hacer cargo de la indeminización por un fallo cometido en una intervención quirúrgica

El seguro de Responsabilidad Civil (RC) es una herramienta imprescindible para los profesionales de distintos ámbitos y uno de los que más se echa en falta en caso de no tenerlo suscrito. Es especialmente valioso en algunas especialidades concretas, como lo es la medicina. Por desgracia, los médicos no están exentos de cometer fallos y estos a veces tienen costosas consecuencias para los pacientes. Y encontramos casos que ilustran perfectamente esta afirmación. C0ncretamente, se trata de una negligencia que tuvo repercusiones negativas y que ha acabado con una aseguradora haciéndose cargo de la indemnización ordenada por un juez.

Concretamente, Zurich, como aseguradora del servicio de salud de la Junta de Castilla y León, se hace cargo de pagar los 214.000 euros de indemnización fijados por el Juzgado de Primera Instancia número 16 de Madrid por un caso de negligencia. Esta cantidad incluye las costas del procedimiento y los intereses de demora, por la falta de pago de la indemnización y de ofrecimiento de la misma por parte de la aseguradora, cuando tuvo conocimiento del siniestro. El Hospital General de Segovia ha sido condenado por negligencia médica después de diagnosticar a una mujer con gastroenteritis cuando realmente sufría una infección pélvica. El retraso en el tratamiento causada por este fallo en el diagnóstico provocó que la paciente abortara y que se le tuvieran que extirpar los dos ovarios.

El caso se inició cuando la paciente, embarazada de seis semanas, fue al hospital con dolor en el abdomen. Los médicos le indicaron que sufría una gastroenteritis que le obligó a estar ingresada varios días. Después de recibir el alta y debido a que el dolor no cesaba, acudió a una consulta privada en la que le indicaron que probablemente el origen del problema estaba en la pelvis. Acudió de nuevo a urgencias donde, esta vez sí, le acertaron le diagnóstico y se le hizo tratamiento con antibióticos. Pero la paciente no reaccionó y tuvo que ser operada. La infección remitió pero la mujer sufrió a continuación un aborto y tuvo que ser sometida a la extirpación de los ovarios. El fallo del juez señala que el informe emitido por el perito de la denunciante destacaba que los síntomas que presentaba la paciente el primer día que acudió al hospital eran “suficientes para diagnosticar la enfermedad inflamatoria pélvica de la que finalmente fue diagnosticada o, al menos, para no descartarla”.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro