¿Cómo sé si mi coche es seguro?

Los últimos exámenes de Euro NCAP sobre el grado de seguridad de los nuevos automóviles que salen al mercado en Europa muestran un nivel general altísimo

La salud de los coches en materia de seguridad es muy buena si tenemos en cuenta los resultados de los últimos test realizados recientemente. Euro NCAP, la institución independiente que analiza el nivel de seguridad de los nuevos coches en Europa, ha otorgado la máxima puntuación (cinco estrellas) a ocho vehículos de los nueve que ha estudiado en la última oleada de noviembre de 2017. Estos resultados positivos constatan que la industria automovilística se ha tomado en serio la mejora de la seguridad de los vehículos. A principios de noviembre Euro NCAP hizo público el resultado del análisis de otros ocho coches y todos ellos obtuvieron la máxima valoración. En www.euroncap.com/es pueden consultarse todos los análisis de vehículos realizados.

Los nuevos modelos que han obtenido la máxima puntuación han sido Mercedes-Benz Clase X, Jaguar E-Pace, DS7 Crossback, Porsche Cayenne, BMW X3, Subaru XV, Subaru Impreza y Honda Civic. A la cola de las pruebas ha quedado el Citroen e-Mehari, que solo ha obtenido la calificación de tres estrellas. La valoración de estrellas se determina a partir de una serie de ensayos de vehículos, diseñados y llevados a cabo por Euro NCAP. Estas pruebas representan, de forma sencilla, escenarios de accidentes reales que podrían causar lesiones o la muerte de los ocupantes de vehículos y del resto de usuarios de la carretera.

Euro NCAP cumple ahora 20 años y goza de una reputación que en 1997 parecía una entelequia. Nacido para ayudar a reducir la siniestralidad en las calles y carreteras europeas, uno de sus primeros dictámenes afirmaba que uno de los coches más vendidos de la época, el Rover 100, no aguantaba ni siquiera un impacto a 50 kms/hora. En el Reino Unido nadie podía creerlo porque era el automóvil de moda, usado incluso por Lady Di para huir de los periodistas. Las marcas automovilísticas intentaron desacreditar este organismo y no hacer caso a los resultados. El test de la discordia consistía en someter a cuatro coches del mismo modelo (comprados de forma anónima) a diversos impactos y colocar en los asientos muñecos de unos 77 kilos (dummies cuyo valor alcanza los 300.000 euros) que simulaban el papel del conductor y los pasajeros. Los impactos de distinta intensidad que reciben los dummies se almacenan en formato digital para hacer una valoración de los daños, en un baremo cromático similar al de los semáforos (de verde a rojo). Hoy en día, la situación ha cambiado y las marcas buscan las cinco estrellas porque es algo que ayuda a vender.

El Rover 100 fue el peor coche analizado en la primera oleada, pero no estaba solo en el grupo de los suspensos. Fiat Punto, Nissan Micra, Opel/Vauxhall Corsa y Renault Clio se quedaron en dos estrellas (de las cuatro posibles; hoy el máximo es cinco). Pocos meses después, el Volvo S40 se convirtió en el primer vehículo en lograr las cuatro estrellas. En 2001, el Renault Laguna fue el primero en lograr las cinco estrellas. Los resultados eran seguidos por fabricantes y compradores. Se decía que Renault había clonado el laboratorio de pruebas de EuroNCAP y sometía a sus coches a las mismas pruebas. Cuando obtenían la maxima puntuación internamente, lanzaban sus modelos. Así consiguieron las cinco estrellas del Mégane (2002), Vel Satis (2002), Espace (2003), Modus (2004) y muchos otros.

La mayor parte de fabricantes siguió su ejemplo. Los test se volvieron más exigentes y tenían ya en cuenta la seguridad de los adultos, de los niños y de los peatones. Los coches seleccionados suelen ser los más populares. Desde su nacimiento, la entidad evaluadora ha realizado ensayos de choque de 1.800 vehículos y ha invertido más de 160 millones de euros para mejorar la seguridad de los coches. En este periodo, las cifras de mortalidad se han reducido. En 1997 murieron en las carreteras europeas 59.295 personas, mientras que en 2016 el número de fallecidos descendió hasta 25.500.

Michiel van Ratingen, secretario general de Euro NCAP, ha asegurado que las puntuaciones obtenidas este año representan un logro “sobresaliente” por parte de los ingenieros de los fabricantes de automóviles. Los test a los que se somete a los nuevos modelos que salen al mercado incluyen más de 15 pruebas diferentes que se van endureciendo con el tiempo y contemplan desde impacto suaves hasta choques que dejan el vehículo irreconocible.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro