Radares escondidos en coches privados

Francia dota de radares a una flota de vehículos privados para que los demás conductores no sepan donde están los controles de velocidad

El gobierno francés ha dado un paso nunca visto en su persecución de los pilotos demasiados veloces. Antes del fin de 2017, las autoridades francesas instalarán en coches privados radares que controlarán la velocidad del resto de vehículos. Se trata de una medida innovadora y ante la que el resto de coches poco puede hacer, ya que los automóviles equipados con este controlador de velocidad son indetectables. Se trata de modelos absolutamente normales que se confunden en la circulación con el resto de coches.

El objetivo de esta medida es aumentar el número de horas de vigilancia de los conductores que superan el límite de velocidad. Los coches-radar estarán conducidos por civiles y no por agentes de policía. Está previsto que la iniciativa se ponga en marcha en noviembre, tras la prueba piloto realizada con éxito en Normandía, al norte del país. Se trata de la primera vez que se pone en marcha este sistema en Europa. Las autoridades contratan a empresas privadas para que efectúen esta labor.

En principio, la iniciativa consta de 26 coches que llevan instalado un radar en la parte frontal. Si la experiencia es buena, durante 2018 se llegará a disponer en Francia de una flota de 400 coches.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro