Mi psicólogo filtra mis secretos, ¿qué hago?

A lo largo de nuestra vida es probable que tengamos que acudir al psicólogo o a terapia psicológica. Y al hacerlo, nos podrían asaltar dudas sobre la confianza o la posibilidad que nuestro terapeuta difunda lo que le contamos en privado.

Actualmente, debido a las redes sociales y a las herramientas digitales, la información corre muy rápido y es especialmente accesible, por lo que un inocente comentario del profesional a un grupo de amigos, puede llegar a convertirse en un problema para nosotros.

Para resolver las dudas sobre estas cuestiones y saber qué podemos y debemos hacer si nos encontramos en una situación similar, hemos consultado a la abogada de la compañía especialista en defensa jurídica ARAG, Marina Barriendos.

¿Estamos protegidos por el secreto profesional?

Sí, y debemos estar tranquilos en ese sentido. En el caso del psicólogo, por ejemplo, como confidente necesario está obligado por ley a mantener el secreto profesional. Esto significa que el psicólogo o profesional médico no debe hablar de ninguno de los asuntos sobre nuestra vida que comentemos bajo secreto ya sea sobre enfermedades, cuestiones laborales o intimidad personal. Por lo tanto, esta información deberá ser guardada y no podrá revelarse.

¿Esto significa que puedo reclamar si lo cuenta?

Sí, podremos reclamar daños y perjuicios derivados de esa revelación de secretos.

¿Cómo se cuantificaría una indemnización?

Este es el punto más complicado, la evaluación de cuál ha sido el perjuicio o daño que hemos sufrido. Si el hecho de revelar nuestros secretos nos conlleva la pérdida de trabajo, de pareja, conflictos familiares… deberán acreditarse y evaluarse económicamente por lo que necesitaremos la intervención de peritos.

¿Podría llegar a ser delito?

Sí, siempre que lo que se revele se le haya comentado bajo secreto al profesional y pertenezca a la intimidad familiar y personal del paciente/cliente. Así lo contempla el art. 199 del Código Penal, estableciendo penas de entre 1 a 4 años de prisión, multa de 12 a 24 meses, e inhabilitación especial del profesional de 2 a 6 años, es decir, la prohibición para volver a ejercer.

¿Cuánto dura la obligación de secreto?

Siempre.

¿Puedo autorizar a mi psicólogo a que hable de algo que le conté en las sesiones?

Sí, lo podemos hacer por escrito para que quede constancia de manera formal.

¿Puedo, tras autorizarle, volver a pedirle que guarde secreto?

Sí, el permiso no implica una concesión para siempre. Si se desea se puede volver a pedir al profesional que guarde el secreto.

¿Si a mi psicólogo le llaman desde los juzgados a declarar, puede explicar lo que le he contado bajo secreto?

En este caso sí podría hacerlo, pero solo lo que no sea del ámbito personal, íntimo y familiar.

¿Si comento la comisión de un delito, me puede denunciar?

Si se trata de un delito que afecte la integridad, la vida, la libertad o la seguridad de las personas, el psicólogo debería denunciarlo pues es más importante proteger estos derechos que el secreto profesional.

Pese a todas estas condiciones legales, a la práctica se dan situaciones en las que el profesional filtra información de manera anónima (por ejemplo en el caso de los famosos). En esas situaciones es difícil de probar que han sido ellos los difusores de la información y, por lo tanto, es complicado obtener una sentencia favorable que les condene por ello. Por ese motivo, lo más recomendable es acudir a un experto que nos ayude a identificar la situación y nos asesore para encontrar la mejor forma de defender nuestros derechos.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro