No somos los más tramposos

Un estudio señala que en España el porcentaje de intentos de engañar a las aseguradoras es menor que en el Reino Unido, Francia e Italia

Un reciente estudio revela que los conductores españoles son más honestos que los de Reino Unido, Italia y Francia. Según una encuesta realizada por Línea Directa, el 2,9% de los conductores consultados admitió haber intentado estafar en alguna ocasión a su aseguradora. Esto significa un descenso de un punto porcentual respecto a 2016, cuando un 3,9% confesaron haber intentado el fraude. Pero lo que más llama la atención es que este porcentaje es menor que en los principales países europeos, ya que el porcentaje de asegurados que intentan engañar es del 4,3% en el Reino Unido, del 4% en Italia y del 3,9% en Francia. Otro dato esperanzador es que desciende el porcentaje de apoyo al fraude: en 2016 un 35% justificaba a aquellos que intentan hacer trampas ante la compañía. En 2017 la cifra desciende hasta el 26%.

Sin embargo, ser más honestos que otros países no debe esconder la mala situación en la que nos encontramos. Según la edición 2017 del Barómetro del Fraude, los niveles de fraude han igualado a los de 2014, año que fue récord histórico negativo con un 60% de partes falsos en lo que se refiere a seguros de autos. El importe medio de las estafas, por su parte, se mantiene prácticamente igual que hace dos años (1.286€), aunque hay variaciones según su tipología. En el ámbito de daños materiales, que constituyen el 93,5% de los intentos de fraude, asciende a 309€, mientras que, en los daños corporales, el coste se multiplica por 50 hasta superar los 15.500€ de promedio. Por su parte, el coste global para el sector de Autos desciende respecto a 2016, pero sigue siendo enorme: cada año, la cifra defraudada a las compañías de seguros asciende a 833 millones de euros.

En cuanto a su tipología, incluir en el parte daños ajenos al siniestro sigue siendo la estafa más habitual en los fraudes materiales (80,5%). Le siguen, a más distancia, los montajes (12%), el falso hurto (2,2%) y los fraudes por presupuestos aumentados (1,9%). En cuanto a las lesiones, la inmensa mayoría (99%) son simulaciones o falsos agravamientos de un daño real, mientras que en el 1% de los casos se trata de cobrar por lesiones sufridas antes del siniestro. Las épocas del año que registran más intentos de fraude son los meses de marzo, mayo y junio, especialmente los miércoles y los jueves.

Para completar el estudio, Línea Directa también ha actualizado el mapa del fraude en España de acuerdo a su propia cartera de clientes, que está formada por más de dos millones de automóviles. Según sus datos, las provincias con más porcentaje de fraude son Murcia, Almería y Jaén, mientras que las menos propensas a intentar defraudar son Soria, Teruel y Pontevedra. En cuanto al coste por fraude, Almería (4.923€), Lugo (3.402€) y Álava (2.853€) son las provincias con los intentos de estafas que suponen cantidades más elevadas, mientras que las cifras más bajas se dan en Cáceres, Segovia y Ávila, todas ellas muy alejadas de la media nacional (1.286€).

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro