Los piratas informáticos eligen víctimas

Los coches, los sistemas de salud y los bancos, objetivos prioritarios de los ciberterroristas en 2018

El cibercrimen es una tendencia al alza. En los últimos años ha pasado de ser algo que veíamos lejano en las películas de Hollywood a convertirse en un peligro que puede afectar prácticamente a cualquier ciudadano que se conecte a Internet. Ordenadores personales, servidores informáticos, portátiles, tabletas y teléfonos móviles están expuestos a ataques que ahora ya son parte del día a día y forman parte de la rutina. Como ejemplo, España sufre alrededor de 150.000 ataques diarios a equipos informáticos, de los que un 15% son móviles y tabletas. Eso significa un ataque cada segundo. Miles de pequeñas empresas sufren ataques que se repiten varias veces al año. Las previsiones para 2018 indican que esta tendencia seguirá creciendo.

Los coches, los datos relacionados con la salud y todo lo que tenga que ver con el ecosistema financiero serán los tres grandes objetivos de los piratas informáticos, según Kaspersky Lab, que señala que los ‘hackers’ “aprovecharán la creciente complejidad de la cadena de suministro” de información para acceder a los sistemas informáticos de las empresas y manipularlos a su gusto. Los analistas creen que los coches conectados serán un objetivo prioritario de estos delincuentes y estarán amenazados constantemente, lo que resulta especialmente peligroso porque pueden tomar el control del vehículo o de partes sensibles del mismo (como el sistema electrónico). En el caso de los coches de nueva generación, los piratas amenazan con acceder al código fuente y hacerse virtualmente con el mando del automóvil.

Otro de los objetivos es el sistema de salud. Las previsiones indican que aumentará el número de ciberataques a redes privadas de médicos y hospitales que almacenan datos sobre la salud de los pacientes. Se trata de información muy sensible y es un material muy preciado para realizar extorsión. El auge imparable del e-health (actividades relacionadas con los cuidados sanitarios apoyadas en las tecnologías de la información y la comunicación) propicia lógicamente el crecimiento de los ciberataques. A medida que va aumentando el número de datos digitalizados, aumenta también el interés por acceder a ellos de forma ilícita.

El otro territorio expuesto a la actividad de los ‘hackers’ es el financiero, que de hecho fue el primero en sufrir los ataques masivos. Las previsiones son muy pesimistas. El pago online o a través de tarjetas crece imparablemente y en paralelo crecen los ataques. Los piratas intentarán entrar en las cuentas corrientes de cualquier ciudadano y los robos alcanzarás dimensiones multimillonarias. El auge de las criptomonedas también les pone en la diana. Por último, es previsible que los sistemas de seguridad industrial corran un mayor riesgo de ser víctimas de ciberataques.

El aumento del cibrerriesgo ha provocado la reacción del sector asegurador, que está lanzando al mercado nuevos productos para luchar contra esta lacra. Ante la enorme gama de pólizas que intentan proteger al cliente de estos ataques, lo mejor es contar con el asesoramiento de un profesional del seguro que ayuda a realizar la elección más adecuada para cada momento.


Ver: ‘Cada segundo, un ciberataque’

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro