Flotando en la calle

España acoge los pasos de peatones 3D que ya funcionan en un pequeño municipio islandés

España ha acogido con esperanza la implementación de un nuevo sistema para reducir la velocidad de los automóviles en las calles de las ciudades. El sistema consiste en la colocación de unos innovadores pasos de peatones 3D que se han probado desde hace tiempo en varias ciudades del mundo. El caso más conocido probablemente es el de un pequeño pueblo pesquero islandés llamado Ísafjörður, en la región de Westfjords. Esta población donde viven unos 2.500 habitantes ha examinado desde el pasado septiembre este sistema que produce la sensación de caminar sobre un paso de cebra que flota encima del pavimento. Y lo ha hecho en las calles estrechas de su casco histórico. Ahora el sistema llega a Vila-real, cuyo Ayuntamiento está interesado en ir aportando soluciones innovadoras a los diversos problemas del municipio.

Mónica Mañas, la concejala de Innovación, ha anunciado que esta iniciativa se aplicará en varios puntos de la ciudad, pero de momento se efectúa una prueba delante del Centro de Congresos. La instalación de estos nuevos pasos de peatones en tres dimensiones se ha aprobado después de “escuchar las peticiones de los vecinos que nos han trasladado la necesidad de reducir la velocidad de circulación en algunas zonas, especialmente en el centro”, según afirma la concejala en un comunicado.

Tras esta primera prueba, se repetirá en otros puntos de la población, como los accesos a los colegios. Los pasos 3D se pintarán de diferentes colores para llamar la atención de los conductores y conseguir que ralenticen la velocidad “sin necesidad de crear un resalto”. El Ayuntamiento indica que la pintura “es antideslizante, de modo que aunque llueva garantiza la seguridad de quienes conducen un vehículo a dos ruedas”.

El caso islandés no es el único existente en la actualidad. Varias ciudades chinas tienen pasos de peatones en tres dimensiones desde hace casi diez años. Hace dos años, dos artistas indias pintaron un prototipo en Ahmedabad y posteriormente se exportó a Nueva Delhi. En esta gran ciudad se colocará este tipo de pasos de cebras en una veintena más de cruces de calles. Precisamente fue Nueva Delhi la que sirvió de inspiración a Ísafjörður. Hay pruebas similares en el norte de Francia, Chile, Austria y Alemania.


Ver: ‘Carreteras inteligentes’

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro