Esquíar sin sorpresas

Durante la temporada de esquí es recomendable contratar una póliza que cubra los efectos de un posible accidente en las pistas

Como cada año, la llegada del invierno y de las nieves comporta una gran actividad en las estaciones de esquí españolas. Este año la nieve ha caído de forma abundante y ha permitido a los esquiadores disfrutar de unas buenas condiciones para la práctica de este deporte. En paralelo a la actividad deportiva se desarrollan algunos servicios y productos complementarios. Uno de ellos es el seguro de esquí que, pese a no ser obligatorio, es contratado por un gran número de esquiadores frecuentes.

España es uno de los 67 países del mundo que ofrecen la posibilidad de practicar este deporte. Hay una treintena de estaciones en suelo español, pero además muchos esquiadores utilizan las tres estaciones de Andorra o la casi treintena que existen en los Pirineos franceses, muy cercanas a la frontera con España, país que destaca por ser uno de los que disfruta de mayor número de días de esquí al año.

Es recomendable para los esquiadores contratar un seguro, que puede ser de temporada si se practica este deporte con frecuencia o puede abarcar solamente un periodo corto de tiempo (un día, un fin de semana, una semana…) Esta opción es muy económica y resulta perfecta para esquiadores ocasionales que acuden a las estaciones muy pocas veces por temporada y que no saben con exactitud cuándo pueden disfrutar de este actividad.

El hecho de contratar un forfait (un pase que proporciona acceso a las instalaciones y pistas de una determinada estación) ya comporta tener un seguro. Los forfait llevan siempre asociado un seguro obligatorio que cubre la atención primaria y la asistencia sanitaria en caso de accidente dentro de las pistas. Si ocurre un accidente, los empleados de la estación tienen la obligación legal de socorrer y atender al accidentado, además de transportarle al centro médico más cercano, si fuera necesario. Sin embargo, habitualmente el seguro del forfait no nos cubre la posible indemnización si sufrimos un accidente y causamos daños a terceros.

Para esquiar con garantía y tranquilidad, lo mejor es contratar un seguro específico de esquí o uno de viaje que incluya la práctica de este deporte. En el mercado asegurador hay muchas ofertas. Allianz, por ejemplo, explica que“es recomendable contratar este tipo de seguro que, además de la cobertura del rescate en pista (tanto en España como en el extranjero), ofrece otras coberturas adicionales que garantizan la seguridad del esquiador y la de toda la familia”.

Entre estas coberturas adicionales, destacan algunas.

*Gastos médicos, que incluyen los gastos de hospitalización, quirúrgicos y farmacéuticos, tanto aquí en España como en el extranjero.

*Gastos de repatriación, que incluyen los gastos de traslado del asegurado por accidente o fallecimiento, así como gastos de traslado del familiar o acompañante del asegurado.

*Equipaje y demora, que cubre los gastos en caso de pérdida, daño o retraso en el equipaje facturado.

*Estancia en hotel, que incluyen los gastos del hotel para el asegurado en caso de accidente o enfermedad si los médicos aconsejan repos, además de los gastos de hotel de un familiar si se prevé una hospitalización del accidentado superior a 5 días.

*Gastos de desplazamiento para los familiares, en caso de hospitalización de más de 5 días.

*Asistencia durante el viaje, ayudándote en lo que importa, hacemos llegar mensajes urgentes desde zonas remotas.

*Reembolso del forfait y de las clases, en caso de no poder disfrutarlas por un accidente o repatriación, se reembolsa el importe del forfait y/o las clases de esquí.

*Responsabilidad civil, por los daños que pueda causar en un accidente el asegurado a un tercero.

Para tener la garantía de elegir el seguro adecuado, es recomendable consultar a un profesional del sector asegurador.


Ver: 5 claves para elegir un seguro de esquí

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro