¿Eres arrendador? ¡Olvídate del riesgo de impago!

El seguro de impago de alquiler no ha parado de ganar popularidad en la última década

Que los inquilinos dejen de pagar es un dolor de cabeza frecuente para los propietarios de inmuebles. Pero tiene fácil solución: la contratación de una póliza de impago de alquiler, un producto que ha ido ganando terreno porque la opción del alquiler ha crecido un 33% en los últimos diez años.

Su contratación supone olvidarse de reclamar mensualidades e indemnizaciones, ya que cubren desde la morosidad y las costas judiciales del desahucio hasta los daños materiales y el incumplimiento del contrato, entre otras eventualidades.

Ésta es una opción claramente más ventajosa que la del aval bancario en respuesta al impago, puesto que las entidades financieras a menudo ponen dificultades a la hora del cobro y éste llega con retraso, generando pérdidas para el propietario.

En caso de ser propietarios de un inmueble que quieran poner en alquiler lo mejor es dejarse asesorar por los expertos en este tipo de seguros, muchos de los cuales contemplan también el impago de suministros, la compensación por impago de rentas a causa de incendios y la limpieza de la vivienda en caso de desahucio. Partidas que, de otro modo, acaba asumiendo el propietario. En el caso de ARAG, antes de la contratación de la póliza, la compañía aseguradora realiza un estudio del futuro inquilino verificando su solvencia tanto a nivel de ingresos como que no conste en ningún fichero de morosidad. Para el coordinador de siniestros de la aseguradora, Lois Avendaño, “es una garantía tanto para el propietario, que asegura que alquila su vivienda a un inquilino que a priori es solvente, como para la propia aseguradora, que en definitiva será la obligada al pago en caso de morosidad del inquilino”.

¿Cómo hacer frente a un impago?
El mayor peligro para un propietario, detalla Montserrat Martín, abogada de ARAG, “es que el inquilino deje de pagar renta y no abandone voluntariamente la vivienda, lo que provoca que el propietario deba acudir a la vía judicial para obtener una sentencia que pueda ejecutarse y embargarse los bienes del inquilino para cobrar los impagos”. Este proceso puede ser largo y una forma de contrarrestar dichos perjuicios es contratando una póliza que adelante al propietario las rentas que se reclamarán judicialmente.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro